miércoles, 31 de diciembre de 2008

S.e. a.c.a.b.ó. 2.0.0.8.

Se acaba el año, y casi parece obligado hacer balance del annus horribilis que ha sido el 2008 para casi todo el mundo.
La mayoría de nosotros espera que el próximo año sea mejor, yo al menos llevo varios años diciendo: el próximo no puede ser peor que éste, y nunca acierto.

Por otro lado, el mundo se empeña en ponérnoslo difícil, sólo hay que ver los titulares de los periódicos, que se repiten desde hace meses, y que no quiero pasar por alto:

Las más de 70 mujeres asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas, sin contar las que han logrado salir con vida de sus ataques... Muchas de ellas muy jóvenes, inmigrantes, para añadir problemas al colectivo.
La crisis económica mundial, a la que nos han arrastrado financieros sin escrúpulos, de la que ya veremos cómo salimos, y lo que nos va a costar a los de siempre...
La guerra que están viviendo en el Congo, con centenares de personas muriendo cada día, y miles de refugiados, con el mundo mirando hacia otro lado...
En los últimos días, los brutales atentados de los israelíes en la franja de Gaza, causando una masacre que les debería recordar tiempos peores en sus carnes...

En fin, no voy a seguir con la lista, que podría engordar hasta no caber en el blog, tanto a nivel internacional, como nacional, local o personal. Son situaciones que no se van a solucionar en breve ni a medio plazo, quizá ni a largo.

No voy a quejarme de cómo me ha ido a mí, visto el panorama. Además, sería injusto si al hacer balance personal, no valorase alguna cosa positiva, que también me ha pasado.
Aunque cuesta ser optimista, pedir deseos, encontrar ilusiones, que es lo que se supone nos hace felices, teniendo en cuenta que tenemos las necesidades básicas cubiertas. Tenemos que agarrarnos a los pequeños o grandes detalles, que también los hay.

Con todo, estoy convencida, una vez más, que el próximo año será mejor, así que vamos a hacernos un poco los miopes, y...

¡Feliz 2009!

domingo, 28 de diciembre de 2008

domingo, 21 de diciembre de 2008

A vueltas con lo mismo

Últimamente, los temas son recurrentes. Parece que me voy moviendo en círculos, y me asaltan las mismas cuestiones, paradójicamente, por todas las esquinas.

Vuelvo con lo del plagio. Esta vez no en el ámbito musical, cinematográfico ni de gente conocida; no voy a meterme si Desigual copia a Custo o no, todos estos casos se resuelven en los tribunales. A lo que me refiero, se queda entre nosotros.

Siempre que puedo, leo El País y La Vanguardia digitales, a veces algún otro diario. Suelo leer los titulares y leer más a fondo las noticias que me interesan o me llaman la atención. Además leo algunos blogs de ambos diarios.
Hoy he leído un blog de La Comunidad de El País (es decir, de un lector), quejándose del consumismo navideño, en forma de poema.

En papel compro La Vanguardia los domingos, por la película de Paul Newman que se puede comprar con ella.
Una de las cosas que he leído hoy es una carta del Magazine, de una mujer valenciana. He reconocido en ella todas las palabras que había leído ya en el blog. El blog era actualizado de esta mañana. La carta, para poder ser publicada hoy, se ha mandado hace días. Es decir, el autor del blog, ha leído el Magazine de La Vanguardia y a continuación ha reconvertido la carta en su blog.
La otra posibilidad es que se trate de la misma persona, cosa que me parece poco probable.

Ya dije que nadie estamos libres de pecado, quien más y quien menos se apoya en una idea de otro para construir algo. Supongo que no tiene ninguna importancia, y habrá incluso a quien le haga gracia, porque he visto antes hacer no sólo un refrito, sino transcribir letra por letra en un blog lo que dice otro, pero a mí me parece indigno y rastrero. Sobretodo cuando en los comentarios, alguien le felicita por sus profundas reflexiones en el post, y aún se pavonea.
Si te gusta lo que se ha dicho en otro sitio, y quieres que más gente lo comparta, pues lo recomiendas.

Sé que peco de ingenua, que me asombraría ver todo lo que se copia por ahí, pero si no se tiene nada que decir, antes que repetir lo que ha dicho otro haciendo creer que es propio, uno debería callarse.
En palabras de George Eliot:

Bendito sea el hombre que no teniendo nada que decir, se abstiene de demostránoslo con sus palabras.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Serra...llonga

¡Qué cosas!
De no saber nada hasta la semana pasada, de la existencia de la escultura de Richard Serra Equal-Parallel/Guernica-Bengasi y de su desaparición hace años, me entero hoy que vuelve al Reina Sofía.

Intrigada, me sumerjo en la noticia para saber dónde la han encontrado, quién la tenía, porqué se la llevó, y todas esas cosas que nos preguntamos los mortales, y resulta que no...

...Que es una réplica que ha realizado el propio escultor, sin exigir nuevos honorarios (cobró por los 4 bloques de acero 36 millones de pesetas en 1987).
Digamos que la mano de obra ha salido gratis, pero al erario público nos ha costado 83.500 euros (más de 14 millones de pesetas) en material y transporte.

La nueva obra se expondrá al público a partir del 26 de enero próximo, y en su inauguración probablemente se hará entrega de la condecoración de la Orden de las Artes y las Letras que le fue concedida al artista el pasado viernes. Como ya comenté, este galardón honorífico está pensado para otorgarlo a artistas que hayan difundido con su obra la cultura española más allá de nuestras fronteras.

Yo me pregunto:
¿No será al revés?
¿No habrán creado esta distinción a medida, para desagraviar a Serra y no vaya diciendo por ahí que en España somos unos impresentables, que a la primera de cambio, dejas 38 toneladas de acero en forma de escultura, y te las roban?

Porque tener aquí obras de un reconocido escultor norteamericano, por muy orgullosos que nos haga sentir, no me parece que sea difundir nuestra cultura, sino al contrario, importar cultura. Si acaso, se debería conceder el galardón a artistas de aquí que se exporten.

(Aclaro que el título del post es un juego de palabras, Serrallonga fue un conocido bandolero catalán, y no quiere significar que Serra lo sea. Pero es que lo tenía a huevo...)

martes, 16 de diciembre de 2008

¡Copioneeees...!

El Diccionario de la Lengua Española define plagiar como copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias.
La ambigüedad de esta definición se refleja incluso en el discurso jurídico: el Código Penal tipifica el plagio sin dar una definición explícita.
Al parecer, en música se considera ilegal un mínimo de entre tres y ocho compases repetidos, en función del país, para que se pueda hablar de plagio. Sin embargo, es una práctica habitual.

Joe Satriani (virtuoso guitarrista de rock, un poco plasta a mi humilde e ignorante parecer, después de haberlo visto en directo en el Palau) acusa a Coldplay de haberle plagiado con Viva la vida su tema instrumental If I could fly (2004). La misma canción ya fue sospechosa de plagio de The Songs I didn't write (ironías de la vida) de los Cready Boards.
He escuchado el tema de Satriani (ralentizado, eso sí), y debo decir que se parece mucho al de los Coldplay, la verdad. Yo no sé si será una copia descarada, quizá lo único que indica es que el tema es simplón (y sin embargo me gusta, quizá por eso).

Cuando salió el último disco de Bunbury, también le acusaron de plagio, por unos versos que había utilizado en las letras de sus canciones, de los poetas Pedro Casariego y Joseba Sarrionandia. Es algo que no se puede negar, el problema aquí es que no los citó en los créditos. A pesar de eso, y de que sea amigo de El Hijo de el Santo, a mí me gusta mucho el álbum.

Como ya dije aquí, Woody Allen fue acusado de plagio por su película Vicky, Cristina, Barcelona.

Hace un tiempo me encontré con una página web en la que se acusaba a José Saramago, el premio Nobel de literatura, de plagio por su cuento Las intermitencias de la muerte.

Podría seguir ad infinitum con los poetas, escritores y músicos copiones, desde Led Zeppelin a Campoamor, pasando por Michael Jackson, Shakespeare, George Harrison, Oasis, Fray Luis de León, Samaniego, Madonna o Garcilaso.

Os voy a poner aquí unos párrafos de Juan Valera extraídos de un artículo que escribió en la Revista Contemporánea sobre La originalidad y el plagio, el 15 de febrero de 1876:

.../...Sería una locura negar la originalidad. Alguien inventó, alguien pensó y dijo las cosas antes de que nadie las dijese. Lo que aquí se hace es afirmar que las cosas nuevas, pensadas y dichas, son muchas menos de lo que se imagina. Salomón, o quien fuera, hace ya muchos siglos dijo, no sin razón, que no había debajo del sol nada nuevo.
.../... La verdadera y buena originalidad ni se pierde ni se gana por copiar pensamientos, ideas o imágenes, o por tomar asunto de otros autores. La verdadera originalidad está en la persona, cuando tiene que ser fecundo y valer bastante para trasladarse al papel que escribe, y quedar en lo escrito, como encantada, dándole vida inmortal y carácter propio.
.../... Ni se crea que esto es tan fácil. Los autores vulgares apenas tienen alma, y su alma ni sale retratada, ni queda en el estilo. Bien podrán no imitar a nadie; pero no serán originales: serán cualquiera cosa: lo que todo el mundo es.
.../... Vale más copiar una discreción o una cosa bella, que decir una sandez, una frialdad o un desatino propio, dado que sandeces, frialdades y desatinos no sean también copiados. Lo que nada vale no tiene dueño; mas no por eso se ha de suponer que lo crea o engendra quien lo toma. (La negrita es mía)

Nada ni nadie se escapa del plagio. Yo no tengo nada en contra de inspirarse en algo que ya está hecho y retocarlo, darle otro estilo, otro enfoque, ampliarlo o resumirlo, mejorarlo (o no). Lo que me parece un descaro es apropiarse de una obra, modificar lo mínimo (o no) para poder decir que es diferente, y pretender pasarlo como propio.

Y es que todo está inventado. Y encima, con las nuevas tecnologías, es tan fácil hacer un cortar y pegar...

viernes, 12 de diciembre de 2008

Richard Serra

Richard Serra es un escultor norteamericano nacido en San Francisco en 1939, catalogado como minimalista, y al que yo tildaría de colosal. Colosal en el sentido de que sus obras son colosos.
Realiza enormes esculturas en acero, a las que dota de movimiento con sus formas.

Debo reconocer que yo no lo conocía hasta que fui al museo Guggenheim de Bilbao, donde se exhibe de forma permanente su obra La materia del tiempo, un conjunto de elipses, espirales, formas sinuosas a través de las cuales uno puede pasear experimentado extrañas sensaciones.
Y me gustó mucho.

Hoy ha sido condecorado con la Orden de las Artes y las Letras de España, distinción honorífica que ha creado el Ministerio de Cultura para reconocer a instituciones o personas que hayan contribuido a la difusión internacional de nuestra cultura, y de la cual Richard Serra es el primer galardonado.

A raíz de esta noticia he querido saber qué otras obras tiene y su relación con España, y me he encontrado con un hecho sorprendente:

En 1987 el Ministerio de Cultura compró al escultor, por 36 millones de pesetas (250.000 euros), una escultura realizada en 1986 denominada Equal-Parallel/Guernica-Bengasi, que pesaba 38 toneladas. La obra consistía en 4 paralelepípedos de acero, dos de 15 toneladas cada uno, y otros dos más pequeños, de 4 toneladas cada uno.
Se exhibió en el Reina Sofía, y en 1990 fue depositada en un descampado propiedad de la empresa Macarrón S.A. (no es broma, el nombre es de verdad) situado en el polígono industrial de Arganda del Rey (Madrid), bajo su custodia.
En 1993, en el inventario del museo Reina Sofía se afirmaba que la escultura estaba identificada y localizada. En otro informe de 1995 consta que la escultura se encuentra en mal estado de conservación por estar a la intemperie en un solar anejo a las naves de Macarrón.
Y a partir de aquí, ¡LA ESCULTURA HA DESAPARECIDO!

La empresa Macarrón (el nombre ya tiene guasa) quebró e hizo suspensión de pagos en 1992. En 1998 la Seguridad Social embargó el solar y las naves, con objetos contenidos, pero en el acta no consta la escultura.
En 2003 sobre el solar se construyó el Archivo General del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.
En 2005, al parecer, se quiso exhibir otra vez la obra, y el Ministerio de Cultura se la reclamó a Jesús Macarrón, gerente de la empresa, quien manifestó desconocer su paradero.
El caso pasó a manos de la Brigada de Delitos contra el Patrimonio Histórico, quienes en 2006 horadaron el jardín del Archivo, convencidos de que la escultura estaba enterrada allí, puesto que los rastreos con detectores de metales indicaban que había una gran cantidad de material metálico. La sorpresa fue cuando resultó ser la base de una torre de alta tensión.

No parece probable que la escultura haya sido fundida para aprovechar el acero, lo que costaría más que su beneficio. Si ha sido vendida de forma fraudulenta, ¿cómo se transporta algo así?
Es tal el embrollo que hay con el caso que ni siquiera hay un juez que se haga cargo.

Más de 10 años una escultura colosal en paradero desconocido...
¡País de pandereta...!

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Derechos... de rodillas

Hoy hace 60 años que la Asamblea General de la ONU firmó en París la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
Su acuerdo se celebra cada año, pero además, desde 1966, cada 5 años se otorga el Premio de Derechos Humanos, algunos de cuyos ganadores fueron Eleanor Roosevelt (una de las impulsoras de la Declaración), Martin Luther King o Nelson Mandela.
Este año ha sido galardonada con el Premio Hadijatou Mani, nigeriana que fue vendida por sus padres cuando tenía 12 años por 320 euros, quien ha vivido esclavizada durante casi la mitad de su vida.
En uno de los actos que se han celebrado en Madrid, Hadijatou ha leído el artículo cuarto de la Declaración, en contra de la esclavitud.


No hace falta ser ninguna lumbrera para comprobar que los Derechos Humanos se pasan por el forro. La Carta tiene únicamente 30 artículos, y no es sólo el de la esclavitud el que se incumple sistemáticamente. Por citar algunas barbaridades que se dan en nuestros días (en nuestro mundo, el único que tenemos):

- Alrededor de 923 millones de personas pasan hambre en el mundo, según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación).
- Una de cada tres mujeres ha sido golpeada, obligada a mantener relaciones sexuales o maltratada a lo largo de su vida, según Amnistía Internacional.
- La premio Nobel de la Paz de 1991, Aung San Suu Dyi, por luchar contra la represión militar birmana, ha permanecido encarcelada 13 de los últimos 19 años.
- La homosexualidad se persigue en 70 países del mundo y en algunos se castiga con la muerte.
- En Guantánamo permanecen 250 prisioneros sin acusación ni pendientes de juicio.
- Durante el año pasado, Amnistía Internacional contabilizó más de 550 puestos de control y bloqueos del ejército israelí que restringían la circulación de la población palestina entre ciudades y pueblos de Cisjordania o se la impedía.
- 160.000 saharauis malviven en campamentos en Argelia, 33 años después de la retirada española del territorio.
- Entre los cerca de 10 millones de refugiados que ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) calcula en el mundo, se estima que alrededor de 250.000 se han unido en el último mes al millón que huye de la violencia al este de la República Democrática del Congo.
- En Irak han muerto asesinados 212 periodistas desde 2003.
- Las diferencias de acceso a la sanidad entre ricos y pobres determinan variables en la esperanza de vida que superan los 40 años.
- Unicef calcula que alrededor de 246 millones de niños y niñas trabajan en todo el mundo, entre ellas, muchas obligadas a ejercer la prostitución.
- Naciones Unidas eleva la cifra de menores sin escolarizar a más de 100 millones, cuyas tres quintas partes son niñas.
- Dos tercios de los alrededor de 800 millones de analfabetos del mundo son mujeres.
- ...

¡PAREN EL MUNDO QUE ME QUIERO BAJAAAAAAR...!

domingo, 7 de diciembre de 2008

Planes de futuro

Un comentario que hace un amigo de la colla en el post dedicado a ella, me ha tocado la fibra y me ha hecho pensar.
Dice que ya empieza a tener casi más recuerdos que planes de futuro.

Me ha asustado pensar que la vida es una línea en la que hay un punto a partir del cual hay más pasado que futuro. Es cierto que las vivencias se van acumulando en forma de recuerdos y experiencia que engordan el equipaje de esa metáfora que es el viaje de nuestra vida.

Ese viaje o línea de la vida, ¿es hacia una montaña más o menos alta, en la que la cima son las ilusiones de juventud, las metas que hay que alcanzar, se llega a la cima (o no), y luego se desciende? ¿Una vez conseguidos los objetivos, simplemente hay que descender, vivir de rentas y recuerdos?
¿O es una ruta, con obstáculos más o menos difíciles, con muchas paradas por el camino?
¿Hay un momento en el que se tiene que haber conseguido los objetivos? ¿Se tiene que dejar de hacer planes en algún momento?
¿La meta debe ser la comodidad, descansar del esfuerzo?

Yo lo veo como el texto que estoy escribiendo: a medida que escribo, se van acumulando las letras, igual que el pasado. El cursor es el presente, y el futuro no existe, es el texto que se va a escribir, y siempre hay que tener planes o cosas que decir. No sabemos ni cuán largo va a salir, ni si va a salir un churro.

Creo que no hay que extraviarse en la nostalgia.
Hoy en día, con lo rápido que sucede todo, la experiencia ya no comporta sabiduría. Admiro a la gente mayor, incluso ancianos, con ilusiones, planes, proyectos, que viven como si nunca fuesen a morir, iniciando cosas. Son los que me parecen sabios, los que aprovechan sus vivencias y quieren vivir más. Siempre están dispuestos a aprender y a mejorar, los que no rechazan por sistema las cosas nuevas, sino que se intentan adaptar y aprovechar lo bueno. Los que se mantienen al día y no se autocompadecen.

Con la esperanza de vida que tenemos, una gran parte de nuestra vida va a transcurrir fuera de lo que se considera actividad: reproducción, crianza y vida laboral. Los planes de futuro no pueden ser únicamente formar una familia, tener hijos, o llegar a tal puesto en el trabajo.

Apuesto por metas razonables en cada etapa de la vida; ilusiones, que no utopías, y preocuparse por la propia perfección.


(ACTUALIZACIÓN 16:14 h)
En el magazine de La Vanguardia de hoy, viene una entrevista a Clint Eastwood (quien por cierto, físicamente me recuerda mucho a mi padre), que con 78 años encarna lo que intentaba decir en el post. Dice:
Creo que es importante seguir avanzando. Me gusta hacer películas. Si no me gustase, pararía. Disfruto contando historias. No tengo ningún motivo para retirarme. Me gusta jugar a golf y relajarme, pero no me gustaría hacer sólo eso. Tengo un trabajo al que ir, y cosas que hacer, y nuevas historias que contar. Esto evita que me sienta de 78 años.

Chapeau, Clint!

miércoles, 3 de diciembre de 2008

La erótica de la medicina

Los estudiantes del último curso de medicina de la facultad de la Vall d'Hebron de Barcelona han editado un calendario para sufragar parte de su viaje de fin de carrera.
Hasta aquí, ningún problema.

Los motivos del calendario son fotos de los propios alumnos en un hospital, con diferentes elementos de la profesión (fonendoscopios, vendas, calaveras, mascarillas...), posando en situación más o menos artística, y desnudos.

El problema aparece en el lugar donde hicieron las fotos. En un primer momento, los estudiantes no quisieron desvelar dónde habían sido realizadas las instantáneas, pero al salir a la luz el calendario, se identificó el Centre Sanitari Pere Virgili, hospital recientemente inaugurado en el antiguo Hospital Militar. Al parecer, primero pidieron permiso al hospital de la Vall d'Hebron, quien desestimó la petición.

La dirección del Pere Virgili está molesto con los estudiantes porque dio permiso para hacer fotos para un calendario, pero no sabía que eran fotos de desnudos, y la seguridad del centro tampoco los alertó de los hechos.

La iniciativa del calendario erótico de estudiantes de medicina para recaudar fondos no es pionera: En el año 2005 lo hicieron los de Oviedo para pagarse el viaje del ecuador de carrera, a los que siguieron otros, y estudiantes de otras carreras.

Desde Las chicas del calendario, película de Nigel Cole de 2003, basada en hechos reales, esta iniciativa se ha extendido como la pólvora.
En la película (que, por cierto, a mí no me gustó), un grupo de mujeres maduras de Yorkshire Dale deciden, para recaudar fondos para el hospital del pueblo, hacer un calendario, haciendo sus labores: plantando macetas, haciendo mermelada o punto. La cosa da un giro inesperado cuando deciden posar desnudas.

Desde entonces han hecho calendarios eróticos con distintos fines, desde las falleras valencianas a los curas más guapos del Vaticano, pasando por los miembros de la policía local de Huelva, las madres de alumnos de Serradillo (Salamanca), o los funcionarios de justicia de Soria. Y sólo por nombrar algunos, que ya cansa. A ver si alguien inicia otra vía.

Para mí, el mejor proyecto en este sentido, mucho más divertido que los calendarios picantes, además de pionero, fue el de la película Full Monty, ésta sí, una obra maestra de Peter Cattaneo de 1997.
El film se centra en la desesperación de unos obreros del metal desamparados por un sistema que les había enseñado que con su trabajo tendrían una vida digna, y que ahora se ven olvidados en la oficina de (des)empleo. Estos obreros sólo ven un modo de conseguir unas libras esterlinas: enseñando sus cuerpos antidanone. Y para enseñarlo, antes tendrán que esconder su timidez y orgullo.

lunes, 1 de diciembre de 2008

La colla pessigolla


Allá por los años setenta nació un grupo de amigos que el tiempo ha demostrado estar por encima del paso de la vida y sus avatares. Un grupo mixto y heterogéneo que las circunstancias hicieron ensancharlo y contraerlo con la incorporación de nuevos amigos o la marcha de otros, pero quedó un núcleo duro.

Eran épocas de quedar en una plaza más o menos resguardada y tocar la guitarra y cantar... casi siempre canciones protesta, entregándonos a las letras en cuerpo y alma, poniendo el corazón en las notas y cantando hasta desgañitarnos.

De ese grupo salieron algunas parejas, que aún hoy permanecen.
Luego llegó un momento en el que cada cual emprendió su camino...
Se mantuvo el contacto entre algunos, supongo los que tenían más afinidad, o proximidad, o no sé porqué.
Veinticinco años más tarde, volvimos a reunirnos.

Con los que había mantenido contacto, no había solución de continuidad. Pero había a quien hacía 25 años que no veía... ¡Qué impacto!. A alguno incluso no lo reconocí en un primer momento.
A los pocos minutos ya parecía que no nos hubiéramos separado nunca.
Naturalmente, todos nos habíamos emparejado, con más o menos suerte, algunos teníamos hijos, otros esperaban. Con las parejas no fue difícil congeniar. Yo ya me había separado.

Desde ese reencuentro, no hemos querido separarnos nunca más. Cada cual tiene su vida, los que mantenían contacto siguen frecuentándolo, pero varias veces al año nos reunimos todos, y si no es por fuerza mayor, no falla nadie y estamos encantados de vernos.
Como ha ocurrido este fin de semana.
Me encanta quedar con ellos, siento su cariño sincero. Nos echamos unas risas y nos ponemos al día, y sé que están ahí.
En cierta manera me siento la oveja negra, la rarita, la impar, la independiente, la dura, la difícil, pero o ellos no lo creen, o lo disimulan muy bien, o me aceptan de verdad.

Quiero expresar desde aquí el inmenso cariño que siento por todos vosotros, y mandaros un abrazo.

domingo, 30 de noviembre de 2008

pelea, pelea...!

Ya sé que nuestro mundo, y nosotros mismos, somos contradictorios. Pero hay cosas que me dejan perpleja.

Entrevista a El Hijo del Santo en El País. No tengo ni idea de quién es, pero me llama la atención porque el tal individuo va parapetado con una máscara plateada (a la vez que viste traje), que ya me orienta por dónde van los tiros.

No creo que haga falta repetir que no soy aficionada al deporte, digamos que ambos (el deporte y yo) existimos en paralelo, sin inmiscuirnos el uno en la otra. Pero algunos deportes, como el boxeo o la lucha libre, sean en serio o en broma, me rebelan.
De entrada, no me parecen un deporte. Liarse a mamporrazos, lesionarse uno mismo o a otro, incluso quedarse tocado del ala, por muy sujeto a normas que esté, no me parece una práctica deportiva.

El Hijo del Santo, al parecer héroe de la lucha libre mexicana, dice que los niños quieren imitarle y ser como él. Y que si a los niños les incita a la violencia, al fin y al cabo la lucha es un deporte y un espectáculo, por eso pide a los niños que no le imiten. La lucha libre es un deporte de contacto y todos los deportes de contacto son violentos.
¿En qué quedamos? ¿Es un ejemplo para los niños pero no quiere serlo?

A la vez, quiere que los niños sepan que todos sus sueños pueden lograrlos (esto es, ser futbolista, cantante, luchador...), pero que hay que prepararse y tener una carrera universitaria.
O sea, que lo de la carrera universitaria no tiene nada que ver con los sueños. El sueño máximo es ser famoso, entrar en el circo mediático. La carrera es un salvavidas para cuando éste se acaba.

Este individuo no se quita la máscara plateada con la que se le conoce, más que en la intimidad.
Se permite filosofar diciendo que los seres humanos usamos máscaras todos los días, justificando su guisa.

Creo que la naturaleza del ser humano desde pequeñito es patear un balón o jugar luchas con nuestro padre o nuestros hermanos.

Es evidente que yo no pertenezco a los seres humanos, según el susodicho.

jueves, 20 de noviembre de 2008

Santa Clara

Ya tardaba, José Bono, en organizar una movida de las suyas.
La iniciativa de colocar una placa conmemorativa a Sor Maravillas en el Congreso, no partió de él, sino de Jordi Fernández Díaz, diputado del PP y miembro del Opus Dei, pero la idea le pareció estupenda a aquél, y la secundó.

En el Congreso español, cámara de representantes de un estado aconfesional, únicamente existen placas de los reyes, y de Clara Campoamor.

La de los reyes, ¡qué remedio!, estamos en una monarquía parlamentaria.

Santa Maravillas nació en 1891 y murió en 1974. Clara Campoamor nació en 1888 y murió en 1972. Es decir, fueron coetáneas, únicamente se llevaban 3 años.

Sor Maravillas, canonizada en el 2003 (en la tarjeta de presentación, Santa Maravillas de Jesús, virgen), nació en un edificio de la Carrera de San Jerónimo, que pertenece ahora al Congreso de los Diputados. Por este motivo, y porque sufrió persecución durante la guerra civil por las tropas republicanas, se pretende homenajear con una placa a la monja.
La vida de esta carmelita era de continuo sacrificio y sumisión, y un infinito deseo de ser humillada. Se le atribuyen frases como: Déjate mandar. Déjate sujetar y despreciar.
Dormía vestida y sentada en el suelo, entre 3 y 5 horas. A los 5 años (?) hizo voto de castidad.
Su milagro más famoso fue el de salvar a un niño argentino de 18 meses que, según sus padres, parecía haberse ahogado al caer en una piscina. Lo trasladaron en parada cardiorrespiratoria al hospital, pero su madre rezó a la madre Maravillas, hasta que se recuperó.

Clara Campoamor fue diputada durante la II República, y consiguió que se aprobase el derecho al voto para todas las españolas, en igualdad con los hombres, por primera vez en la historia, hace 77 años (¡solamente!).

En esos tiempos, los diputados pretendían retrasar el reconocimiento del voto femenino hasta que las mujeres dejaran de ser retrógradas (Álvarez Buyita), o porque las mujeres son histéricas por naturaleza (Novoa Santos), o proponían no incluirlo en la Constitución para poder negarlo si no votaban de acuerdo con el gobierno (Guerra del Río), o reducirlo a mayores de 45 años (!!!) porque antes la mujer tiene reducida la voluntad y la inteligencia (Ayuso).

Gracias a la tenacidad de Campoamor, el 1 de octubre de 1931 el pleno del Congreso de Diputados aprobó el artículo 36 de la Constitución de la II República española que reconocía el derecho de las mujeres al voto, que se ratificó el 1 de diciembre, por 131 votos a favor (28%) frente a 127 (27%), con una ausencia del 45% de los diputados.

A lo que hizo Clara sí lo llamo yo un milagro, en los tiempos que corrían. Luchar por los derechos de una mitad de la humanidad. Y me parece muy bien que tenga una placa conmemorativa en el Congreso.

¡Qué menos!

martes, 18 de noviembre de 2008

Rockeros nuevos, rockeros viejos

Me confieso fan y seguidora de Coldplay. Sé que su música es facilona, pero, ¿qué queréis? Me gustan.
Por eso me han sorprendido unas declaraciones de Chris Martin, su cantante, en las que manifiesta su intención de retirarse de la música el próximo año.
Dice Chris: Tengo 31 años y no creo que las bandas debieran tener integrantes de más de 33 (...). Tenemos que aprovechar que aún tenemos nuestro propio pelo y cabemos en nuestros pantalones pitillo...

No digo yo que todos los grupos deban seguir el ejemplo de los Rolling Stones, quienes por cierto conservan el pelo y siguen llevando pitillos, pero si eliminamos las bandas en las que sus integrantes tienen más de 33 años... ¿con quién nos quedamos?

Michael Stipe, cantante de R.E.M., uno de los grupos favoritos de Martin, cuenta con 48 años, y el resto de la banda pasa de los 50. Otro de sus grupos admirados, los Radiohead, rondan los 40. Como otros jovencitos, los hermanos Gallagher, de Oasis, que tienen 41 y 36 años. También los Green Day están en la cuarentena. Los componentes de U2 ya han cumplido 50. Y ya no digamos Bruce Springsteen, con 59, o los 63 de Van Morrison...

No me creo lo que dice (y además NO QUIERO que se retire). Recuerdo una entrevista que le hicieron para la revista Rolling Stone, donde dijo que le encantaba su trabajo, y que no pararía hasta hacer algo realmente bueno. En caso contrario, ¿qué sentido tendría la vida?

Así que lo realmente bueno de Coldplay debe estar al caer, para que Chris se pueda retirar a gusto el año que viene.

domingo, 16 de noviembre de 2008

Patólog@s


Esta semana pasada he estado en un curso de Patología Oncológica que se hace cada dos años por estas fechas en Barcelona, y al cual he asistido a casi todas sus ediciones desde que empezó.

El plato fuerte del curso se sirvió el primer día: el Dr. Chan, un patólogo chino que ejerce en Hong Kong, experto en patología de los ganglios linfáticos, y que no defraudó. Fue claro y sistemático.
El segundo plato fue un brasileño, el Dr. Nascimento, experto en tumores de partes blandas que ejerce en la clínica Mayo y que actuó el segundo día, estuvo bien, sin llegar a la excelencia del Dr. Chan.
El tercer día y los huecos de los otros dos, fueron cubiertos por distintos especialistas del país, en su mayoría hombres.

Y a esto es a lo que me quiero referir.

Echando un rápido vistazo a la audiencia del curso, se podía comprobar fácilmente que en su mayoría éramos mujeres.
Desde hace ya muchos años, en las facultades de medicina hay un claro predominio de mujeres estudiantes, hasta el punto que en algunos cursos representan casi un 80% del alumnado.
No voy a entrar en los motivos, que sería objeto de otro post.

Después de la carrera de medicina, hay que hacer una especialidad. Aún hay algunas en las que predominan los hombres, como traumatología o urología, pero en el resto hay una amplia mayoría de mujeres, sobretodo en las especialidades de laboratorio, como la mía, Anatomía Patológica.

Sin embargo, los cargos siguen ocupados por hombres: jefes de servicio, presidentes de clubes, sociedades y academias. Son pues los que organizan los cursos y congresos, y los que invitan a participar a otros patólogos, que suelen ser siempre los mismos, en su mayoría hombres.

He hecho un cálculo rápido de este curso: Han sido 3 días, de 9 a 19 h. Descontando los coffee-breaks y el almuerzo, se han impartido 22 horas y media. Han participado 15 hombres y 3 mujeres. Una patóloga por cada cinco patólogos, es decir, un 20%. Pero si lo calculamos en tiempo de participación, las patólogas únicamente han expuesto 1,66 horas, es decir, un 7,4%.

No digo yo que los patólogos no sean buenos, pero no siempre son los mejores, y creo que hay que dar oportunidad a las nuevas generaciones, y por tanto a las mujeres.

martes, 11 de noviembre de 2008

Razones de peso

Una buena parte de la humanidad se pasa media vida haciendo dieta (otra gran parte no tiene qué comer).

Hasta hace poco, supongo que derivado de los años de miserias y privaciones, el estar entrado en quilos se consideraba sinónimo de salud.
Hasta el punto de que abuelas y tías, sobretodo, si habías perdido peso, nada más verte te decían: estás desmejorada, y se preocupaban. Y al contrario, se alegraban si añadías panículo adiposo a tu anatomía (¡Qué hermosa estás!), como si te hubieran de sacrificar para San Martín.
Hoy en día sabemos que tener quilos sobrantes no significa estar más sano, sino más bien al contrario. Esto lleva a veces a situaciones obsesivas para mantener el índice de masa corporal adecuado.
El peso se convierte en el enemigo a abatir, o por lo menos a controlar.
Es verdad que los tiempos no ayudan, la sociedad de las prisas y los alimentos industrializados llevan en muchos casos a alimentarse mal. Existen movimientos en pro de comer sana y adecuadamente, como la slow food, en contra de la fast food.

Dicho esto, no voy a entrar en disquisiciones de si comemos bien o mal, ni si unos quilos de más favorecen o nos restan atractivo.
Ante un amigo o conocido que ha ganado peso, nos guardamos mucho de comentárselo, es de mal gusto, se considera políticamente incorrecto y sienta mal.
En cambio, cualquiera se anima a hacer comentarios en sentido contrario: Estás muy delgada... ¿Tienes algún problema? Estás en los huesos... ¿No tendrás anorexia? Aunque estés como en los últimos diez o veinte años, esperan que el tiempo te redondee las aristas.
Algunas enfermedades, es cierto, aceleran el metabolismo y son consumidoras de energía, además de disminuir el apetito. Pero es posible estar sano y delgado.

Mucha gente piensa que la tendencia natural es a engordar, y los que no lo hacemos, somos considerados bichos raros.
Mantener el peso, salvo en contadas ocasiones en las que existe patología, es una cuestión de equilibrio entre las calorías que se ingieren y las que se gastan. Y no hay más secreto.
Para perder peso, hay que ingerir menos calorías de las que se gastan (dieta hipocalórica) y/o gastar más de las que se ingieren (ejercicio), y para ganarlo, ingerir más de lo que se gasta (dieta hipercalórica). En este último caso, además, el ejercicio puede ayudar, puesto que al aumentar el gasto, aumenta el apetito y es más fácil aumentar las calorías. Aunque parezca mentira, puede ser mucho más difícil engordar que adelgazar.

Además del apetito, existen otros factores que hacen ingerir más o menos calorías, como la ansiedad, las preocupaciones, el nerviosismo. En algunas personas causa bulimia, es decir, ingesta excesiva, pero en otras, al contrario, les instala un nudo en el estómago que no permite el paso casi ni del aire.
Suele coincidir que las personas que tienen tendencia a engordar, además de que les suele gustar mucho comer y disfrutan con ello, estos factores les incitan a comer, y viceversa, a las personas de constitución delgada les quitan el apetito.

Siempre llueve sobre mojado.

domingo, 9 de noviembre de 2008

Suicidio

Ayer estuve con un viejo amigo que, según sus propias palabras, necesitaba tomar una copa y hablar con alguien como yo. El motivo, aunque no tiene que haber motivo para tomar una copa con un amigo, es que, en el plazo de un par de semanas, se han suicidado dos amigos suyos, no relacionados entre ellos.

Desde que supe los sucesos, me puse a su disposición para ofrecerle mi hombro, y fue ayer cuando lo aceptó.
Aunque lo de necesitar a alguien como yo no sabía cómo tomármelo: ¿Es por mi visión cenicienta de las cosas? ¿Mi humor ácido/negro/irónico? ¿Mi disposición a buscar los porqués a todo? ¿Para hablar de cine y evadirse?

Estuvimos hablando sobre el suicidio. Afortunadamente, no tengo experiencia a mi alrededor, y por lo tanto, lo que puedo decir de él es pura especulación. Según dicen, lo cometen personas sumidas en una fuerte depresión. Sin embargo, la depresión es mucho más frecuente que el suicidio. Sólo una parte pequeña de los que sufren depresión llegan a él.

Ante un suicidio, al que creo que se llega por convicción (tras un razonamiento erróneo o no, pero con convencimiento), los amigos y familiares se preguntan el porqué, y se sienten culpables. A veces tildan al suicida de egoístas, o de cobardes.
Pienso que un suicida no cuenta sus motivos antes de realizar el acto, y por lo tanto no es posible entenderlos, preverlos, evitarlos ni explicarlos.
O se está muy desesperado, y no se pueden afrontar los problemas, o sencillamente no se quiere vivir.
El único testimonio que tenemos para buscarle explicación al suicidio, qué lleva a alguien a quitarse la vida, es el de personas que han intentado suicidarse y han fallado. Y casi nunca el motivo es único.

Hay otras maneras de quitarse de enmedio cuando los problemas lo superan a uno o no sabe afrontarlos, como el alcoholismo y otras dependencias, que a su vez pueden llevar al suicidio. Bajo los efectos del alcohol o las drogas, uno casi se encuentra como cuerpo astral, flotando en el mundo, ajeno a los problemas, propios y los que genera a su alrededor.

Muchos escritores, pensadores, artistas, se han suicidado, por citar algunos: Séneca, Larra, Hemingway, Virginia Woolf, Emilio Salgari, Zweig, Van Gogh o Pavese. Como me ilustró mi amigo, Cesare Pavese, quien se suicidó en 1950, pensaba que los suicidas eran homicidas tímidos. Yo no lo creo, no es lo mismo no querer vivir, que no querer que viva alguien.

Después de hablar largo y tendido sobre todo esto, la conversación derivó a temas más ligeros, por suerte, y acabamos arreglando el mundo, como siempre. Creo que al final le fue bien, pudo exteriorizar lo que le atormentaba, y además se distrajo. Me sentí buena samaritana.

jueves, 6 de noviembre de 2008

Vicky, Cristina, Barcelona

Por fin he visto Vicky, Cristina, Barcelona. Y como me la habían pintado tan mal, pues no me lo ha parecido tanto.
A algunas personas les parece que la Barcelona que enseña no refleja la realidad de la ciudad. Pienso que no se trata de hacer un documental. No creo que sea una película para enseñar los barrios bajos, los orines en los rincones de las plazas o las cacas de perro por las aceras, que los hay, como en todas partes. Aparte de que flaco favor nos haría. Los protagonistas son gente de nivel socioeconómico alto, y se mueven en la película en ese entorno, además de enseñar lugares típicos como el parque Güell, la Pedrera, el Tibidabo, la Fundación Miró, las Ramblas, la Sagrada Familia... (En ese sentido es como un publireportaje)

Vamos por partes:

La banda sonora no me ha gustado. La canción del inicio que luego se va repitiendo, me ha parecido machacona y completamente fuera de lo que nos tiene acostumbrados Woody Allen. Del resto de temas, sí me ha parecido acertada Entre dos aguas de Paco de Lucía.

Las interpretaciones están bien, aunque me ha decepcionado un poco Scarlett Johanson (Cristina), quien me había gustado mucho en Match Point. Rebecca Hall interpreta a Vicky, y no sé si es intencionado, pero a mí me parece que tiene un cierto parecido físico, en moreno, con Scarlett, y para mí más guapa (aunque menos voluptuosa).
Se lleva la palma, sin ninguna duda, Penélope Cruz (María Elena). Es la mejor. La película adquiere ritmo y vida cuando ella aparece en escena, es todo pasión, entrega, sufrimiento e intensidad. Para quitarse el sombrero, ya tiene en mí una admiradora. Y Javier Bardem (Juan Antonio), que también está estupendo, incluso mejora cuando está con ella.
Ambos actores (Bardem y Cruz) eclipsan al resto cuando están en la pantalla. Comparando, ellos dos vendrían a ser como jamón de jabugo, y el resto de protagonistas, pescado hervido. No sé si me explico.

El argumento no se aguanta por ningún sitio, no hay quien se lo trague. O yo no me lo creo: La proposición que les hace Juan Antonio a Vicky y a Cristina, sin conocerlas, en un restaurante donde coinciden, de llevarlas a Oviedo un fin de semana, invitándolas abiertamente a tener sexo con él; el trío casi perfecto (digo casi, porque luego Cristina se retira) que se montan entre Cristina, María Elena y Juan Antonio; el atribulamiento de Vicky, persona sensata y cabal, a punto de casarse, que se enamora también de Juan Antonio, tras un polvo; y el final... un poco forzado y precipitado, parece para contentar a todo el mundo.

Entre todas las películas de Woody Allen, desde luego ésta no estaría entre las mejores. Sin embargo, creo que es una película que vale la pena ver, aunque sólo sea por la Barcelona que nos ofrece, y la magistral pareja Bardem/Cruz. Su tormentosa relación, apasionada, dolorosa, intensa, ni contigo ni sin ti, me ha llegado al alma, quizá porque me he sentido identificada...

Un último apunte. Si recordáis, en agosto jugué con la posibilidad de plagio entre Cassandra's dream y Antes de que el diablo sepa que has muerto, una posibilidad que no me la creía ni yo, pero comenté que ese sería un interés más por ver Vicky, Cristina, Barcelona. Pues bien, resulta que han acusado a Allen de plagio por esta película, y hay un buen lío organizado. Os recomiendo un blog donde su autor ha hecho de detective por su cuenta para intentar esclarecer el asunto...

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Can I?

No puedo por menos que felicitarnos por la victoria de Obama en las elecciones presidenciales americanas.
Aunque escéptica y descreída, pienso que a los americanos, y al mundo en general, nos irá mejor con él que con el memo que han tenido durante ocho años.

Por mucho que nos pese o nos disguste, el aroma (tufo, a veces) de lo que se cocina en los EEUU nos llega a una gran parte de los mortales, para bien o para mal.
Aún pensando que se espera demasiado de él, esta vez tienen además mayoría en la cámara de representantes, así que ya no valdrá la excusa del veto ahí para cumplir las promesas.
Creo que la mayoría de ellas son muy difíciles de lograr, como él mismo dice, incluso en toda una legislatura.

Pero bueno, sólo con el hecho de ser el primer presidente americano negro, los que lo han elegido ya han dado un gran paso. También lo habría sido si hubiese ganado Hillary Clinton.

Aunque sólo sea por echar de una vez a Bush y a los republicanos del poder, y sin que sirva de precedente, dado mi ateísmo también en política, felicito de nuevo al mundo, por esta victoria.

sábado, 1 de noviembre de 2008

The Queen

La verdad, no sé a qué viene tanto revuelo con las declaraciones de la reina. Como si esperásemos que fuese progresista o algo así. Como si de instituciones como la monarquía pudiese derivarse algo distinto a lo que los mantiene en la poltrona.
¿Y quién mantiene a la monarquía...? Todos nosotros pagamos su manutención, alimentamos a una serie de individuos cuya única misión en el mundo es procrearse para perpetuarse, y vivir la vida a costa de sus compatriotas.
Sólo que, mientras están calladitos, parece que los toleramos más.

Hasta hace poco, en el programa Polonia, un programa de sátira política de TV3 en el que ridiculizan a todos los políticos sin excepción, al rey, al príncipe y su mujer, al papa, a los deportistas (futbolistas, sobre todo), presentadores... no se habían atrevido con la reina. Supongo que no por miedo a la censura, sino por no saber qué decir de ella. Nadie sabía qué opinaba de nada.
Hace unas semanas empezaron a incluirla en el programa, y lo único que hacía era estar en una esquina, saludar con la mano constantemente, y decir que sus nietos están muy bien.
Ahora ya tienen carnaza. Ya saben lo que opina sobre todos los temas de actualidad, y espero que lo aprovechen.

Hace poco, Jordi Pujol riñó a Toni Soler, el director del programa, por ridiculizar al papa, cuando pretendía hacer un programa político. Toni le contestó que el papa se metía en política, así que él se metía con el papa. En mi opinión, además, cualquier cosa que nos afecte en el desarrollo de nuestra vida, es política.

A mí no me sorprende que la reina esté en contra del aborto, del matrimonio entre homosexuales, de la eutanasia, a favor de la enseñanza de religión en las escuelas para que los niños aprendan de dónde viene la humanidad (!!!), que diga que Franco fue un dictador pero no un tirano...
Lo que me habría sorprendido sería lo contrario.
Qué casualidad que todas las opiniones coincidan con el ideario de derechas.
Pero, si la monarquía es una institución que está (o debe estar) al lado del estado, ¿porqué se muestra contraria a algo que está aprobado por ley y refrendado por el propio rey, como el matrimonio entre homosexuales?

No sé cuál es la intención de sacar a la venta una biografía de la reina, si aumentar su popularidad, o disminuirla. O simplemente, crear polémica, que favorezca la publicidad y venta del libro, y así hacer ganar dinerito a su autora.

Desde la casa real han querido desmarcarse de las declaraciones y echar la culpa a la autora, Pilar Urbano, aunque yo creo que todo lo que dice en el libro es cierto. La casa real tuvo el manuscrito antes de su publicación para dar el visto bueno o no, y al parecer, lo único que cambiaron fue el título.

Para mí, reina no hay más que una (foto), y a Sofía nos la encontramos en la transición...

viernes, 31 de octubre de 2008

Más cine por favor...!

Sigo sin haber visto Vicky, Cristina, Barcelona. Probablemente sea la próxima película que vea, porque ya no me quedan muchas alternativas que me interesen.
En su lugar, he visto un par: Happy-go-lucky y El nido vacío.

La primera me daba un poco de miedo, aquí la han titulado Happy, un cuento sobre la felicidad, y me recordó otra que vi hace un tiempo: Odette, una comedia sobre la felicidad, y que no me gustó nada. Sin embargo, no tiene nada que ver. Happy me pareció mucho más realista, aunque la protagonista, Poppy, tiene un poco de Odette, pero el mundo en el que se desenvuelve es el de verdad, y su contrapunto en la película, el instructor de autoescuela, lo hace verosímil. También éste, en su exagerado pesimismo y misantropía, podría interpretarse como caricatura.

El nido vacío, una película argentina de Daniel Burman, me ha decepcionado un poco. Es una buena película, con excelentes interpretaciones (Cecilia Roth y Óscar Martínez) y buenos diálogos, pero no me ha causado ni frío ni calor. De este mismo director había visto El abrazo partido, que me gustó muchísimo, y Derecho de Familia, que también me gustó, un poco menos.

Vaya por delante que soy cinéfila, pero no entendida, por lo que mi crítica tiene poco valor. Las interpretaciones me parecen buenas si los intérpretes me hacen creer el personaje y me hacen olvidar que estoy viendo algo de ficción. Los diálogos me gustan si son creíbles y me hacen pensar. Y el guión me atrapa si está bien hilado, tiene consistencia, y me conmueve de alguna manera, me hace sentir. Y la verdad es que me ha removido más Happy que El Nido vacío.
Sin embargo, ésta está considerada como un inteligente retrato psicológico de un hombre en crisis, y aquélla, aunque también recibe elogios, es tildada de película simple.

Será que no las he entendido, como el personaje que responde la pregunta de matemáticas de la imagen y que me parece genial...

miércoles, 29 de octubre de 2008

Fachada

Desde ayer estoy un poco más endeudada.
Teníamos tiempo hasta el 31 de octubre para ingresar el dinero para las obras de la fachada, y yo ya he cumplido.
Ya comenté aquí que la obra era de gran envergadura, cuesta más de dos millones de euros. Contando las tiendas (que, aunque no les afecta para nada las obras, tienen que pagar igual), somos prácticamente cien vecinos, cada uno de los cuales paga en función de los metros de su vivienda o local.
Yo no soy de los que más paga, y aún así, tengo que ingresar veintiún mil euros (!!!).

Como ya dije, es un palo, pero estoy deseando que hagan ya las obras. A mí me afecta de lleno: el salón y una galería dan a la fachada principal. Ésta es de madera y fibrocemento (uralita), y tienen que reemplazarla por completo. Probablemente pierda encanto con el aluminio, pero ganaremos en calidad de vida, con mejor aislamiento térmico y acústico.
Desde que se descubrió que el fibrocemento, que contenía amianto, era cancerígeno, se fabrica sin éste, pero el de mi casa, construída hace más de cuarenta años, lo sigue teniendo. Para retirarlo, tienen que venir obreros protegidos con trajes casi de astronauta, y los desechos tienen que ser tratados de forma especial. Supongo que ésa es una de las razones por las que la obra es tan cara.

Hay un montón (aunque minoría) de vecinos que se oponen a las obras, por razones diversas, y que seguro crearán problemas y retrasarán el inicio de las mismas.
Ayer cuando volvía a casa, encontré en el buzón un panfleto escrito por algún propietario, invitando a la rebeldía, a no pagar. Con un listado de preguntas pretendidamente sin respuesta, respecto al proyecto, los presupuestos, la cuenta bancaria abierta, el arquitecto, etc, que me parecieron demagógicas, capciosas, paranoicas e ignorantes.
La mayoría de preguntas se responden habiendo asistido (y atendido) a las últimas reuniones, o bien por lógica, o lógicamente no tienen respuesta.

Lo que más me molesta, sin embargo, es que es un anónimo. Quienquiera que sea que se niega a pagar, no da la cara, para no dar la oportunidad de ser respondido.

sábado, 25 de octubre de 2008

Recuerdos

(foto: Pierre Beteille, portrait)

Unos científicos de Georgia (EEUU) han conseguido borrar de la memoria de ratones, recuerdos selectivos, concretamente malos recuerdos.
El equipo del doctor Joe Z. Tsien trabaja desde hace tiempo sobre una molécula que ellos denominan molécula de la memoria, la alfa-CaMKII, o protein-Kinasa vinculada a la calcio-modulina tipo II.

A grandes rasgos, se puede decir que la memoria tiene cuatro fases: adquisición, consolidación, almacenamiento y recuperación.
La molécula de la memoria actuaría en la fase de recuperación. Al bloquearla, se impediría evocar el recuerdo, que no eliminarlo.
Aunque de momento no es posible pensar en su aplicación en humanos (todo se andará), estos hallazgos podrían ser útiles en tratamientos de estrés postraumático, supervivientes de grandes tragedias, o en fobias, en los que los malos recuerdos provocan una alteración en la vida cotidiana e impiden su desarrollo con normalidad.

Hay que recordar que la memoria, los recuerdos, incluso los dolorosos, tienen su función, en el aprendizaje y la maduración. Aprendemos de los errores, propios o ajenos, para evitar repetirlos, y nos ayudan a adaptarnos. También es verdad que muchas veces tergiversamos los recuerdos, o los guardamos como nos conviene. Y que de forma natural, tendemos a evocar los buenos recuerdos y a olvidar los malos.

Personalmente, no me gustaría que me eliminasen recuerdos, ni siquiera los malos. Soy el resultado de todos ellos, de las experiencias buenas y malas, y sigo aprendiendo.
En el momento en que sucede algo negativo, nos gustaría que nos tragase la tierra, no estar allí, que no estuviese sucediendo o que fuese un sueño. Pero una vez que ha pasado, estoy segura de que es positivo para el crecimiento personal.

Todo esto me recuerda una estupenda película (de las pocas protagonizadas por Jim Carrey que me ha gustado), Eternal sunshine of the spotless mind (traducida aquí como Olvídate de mí!), drama romántico con toques futuristas: Los protagonistas, una pareja que está pasando por un mal momento, acuden a una empresa especializada para borrarse selectivamente los recuerdos que tienen el uno del otro, pero uno de ellos se arrepiente antes de acabar con ellos.

domingo, 19 de octubre de 2008

Yes, you are drunk

Esta semana ha salido a la luz pública un trabajo realizado en el Wellesley College de Massachusetts, capitaneado por Carol Ann Paul y publicado en la revista Archives of Neurology.
El estudio pretendía demostrar que el consumo moderado de alcohol, de la misma manera que hace tiempo se demostró que tenía un cierto efecto beneficioso para el sistema cardiovascular, también ejercía un efecto protector del sistema nervioso.
Y lo que demostró es que el consumo moderado (y por supuesto el excesivo) de alcohol, no sólo no lo protege, sino que atrofia el cerebro.

¡Pues vaya novedad!

Permitidme una pequeña incursión científica:
Ya era conocido de antiguo, cuando yo estudié la carrera, el síndrome de Korsakoff, amnesia causada por el déficit de tiamina (vitamina B1), consecuencia de la ingesta prolongada y excesiva de alcohol, que conduce al daño del núcleo dorsomedial del tálamo y de los cuerpos mamilares y a la atrofia difusa del lóbulo frontal. Son características, entre otras, el compromiso para codificar nueva información, amnesia retrógrada y anterógrada, y fabulación. En el síndrome de Korsakoff se manifiesta incapacidad para el aprendizaje de material nuevo con una memoria remota relativamente preservada.

Como siempre, el problema reside en los límites entre el consumo discreto, el moderado y el excesivo, teniendo en cuenta, además de la percepción subjetiva de riesgo ante el consumo, las diferencias de sensibilidad individual al alcohol. Hay que añadir que el alcohol produce tolerancia, es decir, cada vez se necesita mayor dosis para producir los mismos efectos. Eso NO significa que quien bebe habitualmente, puesto que tolera más alcohol, esté más protegido de sus consecuencias, sino todo lo contrario.

Se considera un consumo excesivo de alcohol 40 g/día en hombres, y 20 g/día en mujeres (las mujeres somos más sensibles al alcohol que los hombres). Estas cantidades se calculan según una fórmula, teniendo en cuenta la inmensa variedad de bebidas alcohólicas que existen y las diferentes graduaciones:

volumen (cc) x graduación x 0,8
_________________________
100

siendo 0,8 la densidad del alcohol.
Así, por ejemplo, un quinto de cerveza "Estrella" tiene 250 cc y una graduación de 5,4º. Aplicando la fórmula, tomarse uno de estos quintos equivale a ingerir 10,8 g de alcohol.
Otro ejemplo: media botella de vino (375 cc) de 13º tiene 39 g.

Actualmente el cálculo se hace en unidades: 1 unidad = 10 g.
Se considera consumo moderado hasta 20 unidades/semana en hombres, y hasta 13 en mujeres, y un consumo de riesgo: más de 28 y 16 unidades/semana respectivamente.

Para acabar, os pongo unos ejemplos:
1 vaso o copa de vino (100 cc) = 1 unidad
1 caña cerveza (200 cc) = 1 unidad
1 carajillo o vermut (50 cc) = 1 unidad
1 cubata de ron, ginebra o whisky = 2-4 unidades (según lo cargado que esté).

Y ahora, ¡a consumir con responsabilidad!

lunes, 13 de octubre de 2008

Tiro por la espalda

Me han pegado un tiro por la espalda. Creía, estúpida ingenua, que esas cosas sólo pasaban en la ficción, o a otras personas, no a mí.

Afortunadamente llevaba chaleco antibalas, así es que sobreviviré.

Pero duele igual, que es mucho. No la bala en sí, sino la traición. Cuando confías plenamente en alguien, es como si pusieses tu vida en sus manos. Y si te falla, no hay vuelta atrás.

Dime de lo que presumes, y té diré de qué careces. Quien más alardea de la confianza y la reclama es en quien menos se debe confiar.

Según el diccionario de la RAE, la palabra confianza tiene las siguientes acepciones, no excluyentes las unas de las otras:

1. Esperanza firme que se tiene de alguien o algo.
2. Presunción y vana opinión de sí mismo.
3. Familiaridad en el trato.
4. Persona en quien se puede confiar.
5. Cosa cuyo funcionamiento es adecuado o seguro.
6. Ánimo, aliento, vigor para obrar.

Demasiadas para las mentes necias. Entonces, se acogen sólo a las que les conviene, que suelen ser las facilitas: la familiaridad en el trato, y la vana opinión de sí mismo.

No creo en Dios, ni en ninguna religión, no creo en los políticos, no creo en prácticamente nada. Los que me conocen saben de mi honestidad tanto como de mi pesimismo: creo que si algo es susceptible de empeorar, lo hará. Pero en el fondo, creía en las personas.

Hace mucho tiempo conocí a alguien que pensaba que todo el mundo es malo y desconfiable mientras no se demuestre lo contrario, y se reía de mi candidez. Debo decir que la persona en cuestión era de poco fiar (piensa el ladrón que todos son de su condición).

Yo siempre me he resistido a esa creencia, y he seguido el patrón contrario: todo el mundo es bueno, mientras no me demuestren lo contrario. Vivo la fantasía de que todo el mundo actúa como yo lo haría. Hasta que llega alguien que te pega un bofetón, y te dice: ¡DESPIERTA!

¡Debo dejar de ir con el puto lirio en la mano!

¿Que otro muerda el polvo? ¡Ja!
En este mundo estamos los que hemos nacido para morder el polvo, y el resto.
Me queda el consuelo de escribirlo aquí, que me alivia. Quizá debería cambiar el título.

El dolor pasará, siempre se pasa, lo sé por experiencia.

Pero, por favor, que alguien me diga cómo se quitan las náuseas...!!!


domingo, 12 de octubre de 2008

El aire que respiro


Todavía no he visto la película Vicky, Cristina, Barcelona. Suelo ir a ver las películas de Woody Allen en cuanto se estrenan, pero no me he atrevido con ésta. Iré a verla, eso seguro, pero como seguramente estará tiempo en cartel, no tengo prisa. Encima, las opiniones que he oído sobre ella no me alientan. Será difícil ir a verla sin prejuicios.

La que sí he ido a ver es Cuatro vidas, título traducido libremente de The air I breath, una película del coreano-americano Jieho Lee, basada en un proverbio chino que dice que las emociones se pueden resumir en: felicidad, amor, dolor y placer. Así, la película cuenta cuatro historias que, como siempre, se imbrican (a mí me gusta esta fórmula), y donde el protagonista de cada una de ellas representa uno de los sentimientos.

El cuadro interpretativo es de altura: Forest Whitaker, Brendan Fraser, Andy García, Kevin Bacon, Julie Delpy y Sarah Michelle Gellar, y no decepcionan. El único pero que tengo a esto es que Andy García hace de mafioso, para aumentar su encasillamiento.

A mí, sinceramente, me ha costado encontrar las cuatro emociones. Es decir, están en todas las historias, pero lo que predomina en ellas y los personajes es el dolor. Éste lo impregna todo y diluye los otros sentimientos, que sólo hacen su aparición fugazmente. Como consecuencia, me ha parecido una película dura, muy dura.
Es buena, pero no apta para ir a pasar el rato, a evadirse y entretenerse. Sales del cine con sensación de desasosiego, por lo que no es conveniente verla en una etapa depresiva.

jueves, 9 de octubre de 2008

webs en movimiento


Supongo que debe ser una estrategia ampliamente estudiada por mentes pensantes (o no), lo de incluir en las páginas web publicidad en movimiento: vídeos, o animaciones.

El motivo debe ser que atrae la atención, y por ello, se mira, casi sin poder evitarlo, o inconscientemente, que es lo que se pretende. Que en la cantidad está el premio. Cuantas más personas vean el asunto, más probabilidades hay de que se interesen por ello, compren, cliquen o lo que sea.

Yo no lo soporto. Entrar en una página en la que, aún sin mirar directamente, por el rabillo del ojo me están bombardeando, con algo que a priori no me interesa y que, por ese simple hecho, no me va a interesar, hace que esté deseando salir de esa página.
No puedo concentrarme en lo que estoy leyendo (que me interesa), desvían mi atención como si alguien me estuviese chistando para que le atienda. Y no entro en una determinada página para eso.

Es como pretender leer con música estridente. O como cuando iba con los niños, pequeños, en el coche, y no podía concentrarme en mis pensamientos (confieso que cuando más me gusta pensar es conduciendo rutinariamente, y en la ducha) porque me reclamaban todo el tiempo, haciéndome preguntas: debía estar única y exclusivamente por ellos. Sólo podía permitirme el lujo de pensar cuando estaba sola.
Es decir, me interfieren. Siento la sensación de que me invaden.

Supongo que debo pertenecer a una minoría, porque si no, no lo entiendo. Si a la mayoría de gente le molestase que una parte de la página se mueva, perdería su razón de ser puesto que perderían clientela. Y no deben ser tontos los que los ponen.

Como ejemplo citaré El País digital. Suelo pasearme por diferentes diarios en la red, y elpaís.com me parece, sinceramente, el mejor. Además de los contenidos, me gusta el diseño, la calidad, la variedad, la actualización, la distribución de las noticias, los blogs, etc.
Por eso, porque me gusta, lo pongo como ejemplo de esta práctica, pero lo hacen todos, además de muchas páginas web. Si encima no es para vender nada, poner muñequitos, letras o fotos que se mueven...

Ya me hago cargo, que el movimiento, a bote pronto y en conjunto, le da amenidad a la página, pero es muy cansino... Y a mí, me enloquece.

martes, 7 de octubre de 2008

Cómo hablar de los libros que no se han leído


Con este sugerente título de libro de autoayuda que hará picar a más de uno y a más de ciento, se va a publicar dentro de poco en España un ensayo escrito por un francés, Pierre Bayard.
En cuanto leí la noticia de su próxima publicación, me vinieron a la mente dos cosas: una, la película Match Point, de Woody Allen, y dos, el libro que recomendé hace poco de Alessandro Baricco: Los bárbaros. Ensayo sobre la mutación.

Al principio de Match Point, el protagonista, un ambicioso profesor de tenis de origen humilde que quiere introducirse en la alta sociedad, lee un libro, Crimen y castigo, pero no el original, sino un manual para poder hablar de él. De la misma manera escucha música clásica.

De esto es de lo que nos habla Baricco en su libro. Si releéis los párrafos que seleccioné aquí, el 11 de septiembre (no los pongo otra vez para no repetirme, cuando sepa poner enlaces, os llevaré directamente), sabréis a qué me estoy refiriendo.

Bayard dice: Leer un libro en particular es una pérdida de tiempo comparado con poseer una perspectiva de la literatura en general.
Pues qué queréis que os diga! Admiro a las personas con cultura amplia, pero de verdad, que se han cultivado, con todo lo que eso implica. Leer varios manuales para saber un poco de todo, que te aleccionen sobre lo más importante que debes saber de cada cosa, me parece pobre y fraudulento.
Una estafa, vaya. Lo han hecho con Sarah Palin antes del debate con su homólogo contrincante.

Otra perla que suelta el francés, es que su misión al escribir este ensayo era reflexionar sobre la esencia de la lectura, despojar a los libros de su condición de objetos sagrados, de aterradoras llaves para ingresar en el mundo de la cultura, e introducir la libertad y desterrar la culpa de la ecuación.

...!!!

Siempre ha habido el listo de turno que tiene cuatro nociones de varios temas y va de erudito. El que tenía que hacer un trabajo en el cole sobre un libro, y en lugar de leérselo, estiraba la reseña.
El que no había visto una peli, pero le habían contado, y le faltaba tiempo para cacarear su crítica.
En realidad, se ha hecho toda la vida, sólo que ahora es más fácil y rápido. Y encima, a quien lo hace le dan palmaditas en la espalda.
Toda la información que necesitas está al alcance con una sencillez y a una velocidad que es lo que hace que nos estén saliendo branquias, y estemos mutando.

Al final, como decía mi padre, en el mundo sólo habrá aprendices de todo, maestros de nada.

viernes, 3 de octubre de 2008

Tropic Thunder


El actor que más me ha sorprendido de Tropic Thunder ha sido Tom Cruise. Al principio no lo reconocí. Le veía algo raro al personaje, algo que no me acababa de cuadrar, hasta que di con él. Hace de productor detestable, y cuando caes en la cuenta de quién es, te cae bien. Tom Cruise, no el personaje. Al menos es lo que me pasó a mí, que no era santo de mi devoción. Que sea capaz de hacer de un tipo pesetero sin escrúpulos, gordo y calvo, despertó mis simpatías, me pareció que era capaz de reírse de sí mismo.

Esto aparte, el mejor personaje, para mí, es el que interpreta Robert Downey Jr. Representa a un actor metódico australiano, que se mete tanto en los personajes que interpreta, que es capaz de teñirse la piel y pasar por el quirófano, para parecer negro auténtico. Lleva una peluca de pelo afro, nariz y labio inferior postizos, y lentillas negras (el actor es moreno y tiene los ojos oscuros, pero en la película hace de anglosajón, así que cuando se quita el disfraz de negro, aparece teñido de rubio y con lentillas azules!!!). Incluso habla como los negros, hasta el punto que otro personaje, éste negro de verdad, le dice que no exagere!

La película se mofa del mundo de Hollywood y sus actores. Tiene momentos delirantes que me recordaban a Algo pasa con Mary, y te ríes (o sonríes) durante todo el tiempo que dura. Sin embargo, no me parece la mejor comedia de los últimos tiempos como se ha dicho (aunque tampoco las he visto todas). Quizá porque a mí me gusta el humor un poco más sutil...

En cualquier caso, es una película buena, divertida, crítica y que vale la pena ver.

miércoles, 1 de octubre de 2008

Enfadada


Estoy de muy malas pulgas. Y cuando estoy de muy malas pulgas, me cuesta escribir. En realidad me reprimo sin escribir, porque luego me arrepentiría por deslenguada.

Como bien dice Intoku en su última entrada, uno no sólo trabaja por el dinero. Naturalmente que sin éste de por medio, iba a trabajar Rita la cantaora, pero digamos que, cubierta la necesidad mínima, uno intenta llenar el espíritu, ser útil y que le reconozcan o por lo menos respeten lo que hace.
Y para producir, sea lo que sea producir, se necesita un buen ambiente. Naturalmente se puede producir en cualquier circunstancia, pero el productor acaba quemándose.

En algunas empresas donde trabaja mucha gente, es difícil ir a una, seguir criterios parecidos y funcionar de forma homogénea. Siempre hay intereses diferentes y maneras de ver las cosas con matices que, según se manejen, pueden ser enriquecedores o llevar al caos.
Si además el trabajo de uno repercute en otro, es decir, se trata de un trabajo en cadena, desde el menos cualificado al más, la cosa se complica exponencialmente, todos los estamentos deben estar en sintonía.
Para eso están los jefes, directores, gestores o como se les quiera llamar: para unificar criterios e intentar aprovechar las cualidades de los trabajadores y así obtener mayor eficacia y eficiencia.
Y para cuando hay problemas, resolverlos. No despacharlos, ocultarlos ni obviarlos.

Si además estamos hablando de ciertos trabajos donde el producto es la Sanidad, la responsabilidad de que las cosas funcionen es máxima. No se puede dejar la resolución de conflictos a la buena voluntad, a la vocación, ni al amiguismo.

Uf! Una vez que lo he soltado, me he quedado mejor.

sábado, 27 de septiembre de 2008

jueves, 25 de septiembre de 2008

El Gran Colisionador de Hadrones (LHC)


¿Quién no ha oído hablar del colisionador de hadrones? A ver, ¿quién?

Para los que no lo sabíais, es un acelerador de partículas, constituido por un túnel circular de 27 km de circunferencia que se encuentra a 100 metros bajo tierra en la frontera franco-suiza.
En su construcción han trabajado miles de físicos e ingenieros de más de 80 países durante 20 años, y se han invertido del orden de los 7.000 millones de euros.

El 10 de septiembre lo pusieron en funcionamiento: inyectaron un haz de protones que consiguió dar una vuelta completa al acelerador en una hora, y luego la dio en sentido inverso.
Lo que pretenden en realidad es inyectar dos haces a la vez, en sentido inverso, a una velocidad cercana a la de la luz, para que choquen (mil millones de colisiones por segundo), y la energía que se liberará recreará a pequeña escala el Big Bang, y se generarán tantos datos, y se obtendrá tanta información, que casi se van a desvelar los misterios del universo.

Desde unos días antes de su puesta en marcha, los medios estuvieron caldeando el ambiente: que si se va a saber qué pasó en el instante posterior al Big Bang, que si se va a descubrir la partícula Dios o bosón de Higgs (¿...porqué le han puesto ese nombre, que me suena a El señor de los anillos...?), que si se va a saber qué son los agujeros negros, o el vacío, o la materia oscura...
Andan a la greña Higgs (el del bosón) y Stephen Hawking (el de la historia del tiempo), porque si se descubre que es verdad que existe el bosón, las teorías de Hawkins se van al traste, y con ellas el premio Nobel...

Bueno, pues nada más ponerse en marcha el acelerador, van unos hackers griegos (parece que no tengan que existir, hackers griegos, ¿verdad?) y acceden al sistema informático!
¡Que no cunda el pánico! Eran hackers buenos, sólo querían advertir de la accesibilidad...

Pasado el susto, va y se estropea uno de los ocho sectores que conforman el acelerador, que no comprobaron a altas energías, porque no dio tiempo (!!!).

No os preocupéis, el LHC volverá a funcionar la próxima primavera. Eso sí, la inauguración oficial se dijo que sería el 21 de octubre, y se hará el 21 de octubre.

La foto es la foto.

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Con un palmo de narices


El fin de semana pasado, un niño mallorquín de once años se quedó colgado en el aeropuerto de Barcelona, cuando tenía que viajar de vuelta a su casa. Había venido a Barcelona para participar en un campeonato de tenis de mesa.
Su madre le había comprado el billete en Iberia, pero este trayecto lo opera Clickair, la cual no dispone de servicio de acompañamiento de menores, y no le dejaron embarcar.

El año pasado me pasó algo parecido:
Àlex tenía que viajar a Lorca, iba solo y contaba doce años. Hice la reserva a Renfe por teléfono, les especifiqué la edad, el destino, y que viajaba solo. Me dijeron que para gozar del servicio de acompañamiento a menores tenía que comprar un billete en clase preferente.
Vale.
Cuando fui a la estación a comprar el billete reservado, me dijeron los pasos que tenía que seguir. Debía ir a una oficina que denominan Renfe Club, que se encuentra en la misma estación. Allí me dieron una tarjeta que el niño debía llevar colgada del cuello durante el viaje, donde constaba nombre, dirección, teléfono, DNI, míos y de su padre, que era quien tenía que recogerlo en Lorca.

El día del viaje, yo debía entregar al niño al interventor del tren, y éste debía entregarlo a su padre a la llegada.
Ese día, primero no me dejaban bajar al andén. Yo no quería dejar al niño (que llevaba la tarjeta colgada), sólo lo entregaría al interventor. Finalmente me dejaron bajar.
Cuál fue mi sorpresa, cuando el interventor me dijo que el Talgo, que es el único tren que va a Lorca, no tiene servicio de acompañamiento!

No podía dar crédito a lo que oía.
Me hicieron comprar un billete de clase preferente, me hicieron todo el paripé de la tarjetita, y el niño tuvo que viajar solo!

El interventor, al verme desesperada, se hizo cargo, y me dijo que lo único que podía hacer era echarle un vistazo de vez en cuando durante el viaje, pero que una vez bajase del tren, no se podía comprometer a entregárselo a nadie.

Encima, tuve que dar las gracias.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin