sábado, 19 de diciembre de 2009

¿Una sepia?

El domingo pasado fui a ver a mi amiga Imma. Nos conocimos hace muchos años, haciendo la especialidad de Anatomía Patológica.
Hasta encontrar la familia, ocupación y vida que disfruta en la actualidad, Imma ha tomado diferentes caminos que ha abandonado al llegar a la meta y darse cuenta que no era lo que quería. Nunca ha desfallecido ni se ha resignado, y ha sido capaz de plantarlo todo y partir de cero cuantas veces ha sido necesario, reinventándose una y otra vez.
Abandonó la Anatomía Patológica antes de ejercerla, y ahora trabaja de médico general en un ambulatorio y tiene una consulta en su casa de nutrición y dietética.

Visito a ella y su familia con cierta frecuencia. Sin perjuicio para mi admiración ni mi amistad, discrepo con ella en su creencia en la paramedicina, que comparte con su marido y sus hijas (que, aunque muy jóvenes aún, se interesan por el tema). Su marido también es médico.

El domingo pasado, su hija menor intentaba adivinar qué personalidad homeopática me correspondía, sometiéndome a un cuestionario que leía de uno de los múltiples libros que tienen de homeopatía, a la que tienen una fe ciega. Aunque viene a ser un horóscopo (si Imma lee esto, ¡me mata!), yo le seguía el juego.

Sin dudarlo un momento, y antes que su hija pudiera encuadrarme, Imma me dijo que soy... ¡¡¡UNA SEPIA!!!

Como no estoy puesta en el tema, busco en internet un poco de información:

La biotipología homeopática corresponde al tipo de físico y disposición que una persona posee, que los homeópatas tienen en cuenta para diagnosticar y tratar a sus pacientes con el correspondiente policresto (¿policresto? ¿eso qué es? Luego lo busco también).
La personalidad homeopática se refiere a una forma y modo de proceder que tiene el enfermo y que es similar a alguno de los policrestos. Este comportamiento del paciente se puede ver desde que entra al consultorio y habla con el médico, la forma en que reacciona, se sienta, gesticula y procede. (Vaya, la personalidad de toda la vida).

Busco policresto: Llámase policrestos a un grupo de remedios que han mostrado una acción muy amplia y profunda tanto en la experimentación como clínicamente.
(¿Estoy espesa o la definición no dice nada?)

¿Cuál es el biotipo de sepia?

Se define al sujeto Sepia como personas altas, delgadas con cabello y ojos oscuros (cierto que soy alta, pero pelirroja y de ojos azules). Las mujeres sepia son atractivas, elegantes (eso sí ^^). Al sentarse acostumbran a cruzar las piernas debido a la flacidez de su pelvis (no sabía que era por la flacidez).
Sepia desea comer alimentos ácidos, le gusta el escabeche, limones y el vinagre (soy alérgica al vinagre, y por ende al escabeche), le gustan los dulces (no demasiado) y el alcohol (eso sí ^^).
Sepia siente aversión por la leche y la carne de cerdo (bueno, vale).
Sepia teme a la locura, a la pobreza y a la soledad (¿y quién no?).
Sepia tiene sueño durante el día y al atardecer (o sea, a todas horas). Le cuesta conciliar el sueño por sobrexcitación (nunca estoy sobreexcitada, soy de lo más tranquila y en cuanto me acuesto cierro los ojos como las muñecas y me duermo) y una vez que consigue dormirse tiene sueños que pueden ser desagradables, terroríficos o lascivos (esto último sí ^^), despertándose con una sensación desagradable y no pudiendo volver a dormir. Cuando se levanta está muy cansada con la sensación de no haber tenido un sueño reparador (¿y quién que trabaja demasiado y no duerme suficiente no se levanta ya cansado?).
Sepia empeora con los días grises (cierto) y las tormentas (me gustan), antes de la menstruación (como todas las mujeres) y al levantarse (sólo si es para ir a trabajar).
Sepia mejora con el calor, estando ocupada, con ejercicio vigoroso y con el aire fresco (¿en qué quedamos, aire fresco o calor?).
Sepia puede presentar una combinación de dos personalidades diferentes:
Una está orientada hacia su propia carrera y busca sentirse realizada con su trabajo. Éstas tienen aspecto de personas duras y ocultan bien su vulnerabilidad. La otra se siente oprimida por su sentido del deber como esposa y/o madre sin que le quede tiempo libre para dedicarlo a ella.
(Creo que esto se puede aplicar a cualquier mujer, ya sea una sepia o un calamar).
Sepia está de mal humor y anérgica, siente aversión hacia su marido e hijos, le cuesta hablar de sus penalidades y da la impresión de haberse anestesiado (olvidado sus malos recuerdos) (No comment).

Hay más de 20 personalidades homeopáticas de nombres exóticos...

Veratrum album, causticum, thuja, medorrhinum, argentum nítricum, anacardium, kali carbónicum, staphisagria, phosphóric ácidum, platina, lilium tigrinum, conium, arsenicum, aurum, calcárea carbónica, ignatia, lachesis, lycopodium, mercurius, natrum muriaticum, phósphorus, pulsatilla, sepia, silícea, sulphur...

...¿Y YO TENÍA QUE SER LA "SEPIA"...???

sábado, 12 de diciembre de 2009

Taxis rosa

¡Lo que nos faltaba!
Una empresa de taxis de Barcelona pretende poner en marcha un nuevo servicio de taxis sólo para mujeres, conducido por mujeres. Aunque de momento parece que no puede empezar porque de los 300 asociados de la empresa, sólo 16 son mujeres, y necesitarían al menos 30 para poner en funcionamiento el servicio.

La iniciativa no es nueva, aunque sí en nuestro país. Nació en Londres en 2006, como respuesta ante los robos y violaciones que sufrían muchas británicas en taxis con licencias ilegales. Desde entonces este tipo de servicio se extendió a Nueva York, Moscú, México, Líbano, Dubai o Dakar.

Aquí no hay ningún problema que se solucione con la instauración de este servicio. Nadie les ha pedido que creen unas necesidades que no tenemos. Peleándonos aún hoy en día por la no discriminación, por el trato no sexista, por la igualdad de los sueldos a igual trabajo, y tantas otras cosas... y tiene que ser una taxista (porque sí, encima es una mujer) la que tenga la brillante idea de poner unos taxis exclusivos para mujeres.

La susodicha suelta esta perla (la negrita es mía):

"Si ya contamos con servicios de taxis con maleteros grandes, de monovolúmenes, adaptados para minusválidos, vehículos con sillitas de bebés y otros que aceptan perros, por qué no atender a mujeres que prefieren que sea una taxista también mujer la que le lleve a casa o la traslade de un lugar a otro".

Si hubiese habido una iniciativa en sentido contrario, servicio exclusivo de taxis para hombres conducidos por hombres, pondríamos el grito en el cielo, nos parecería una discriminación inadmisible hacia las mujeres taxistas y los colectivos de mujeres se tirarían a la yugular de la empresa. ¿Por qué en cambio se admite una discriminación positiva?

Por lo menos aquí no los pintarán de color rosa, como en Londres. Simplemente llevarán un distintivo, y sólo podrán solicitarse sus servicios por teléfono.

No soy usuaria habitual de taxis, pero desde luego, menos aún lo voy a ser de un taxi rosa.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

El baile de la victoria... o de la derrota

Hacía semanas que no iba al cine, y la primera película que se me ocurre ir a ver es El baile de la victoria, la película de Fernando Trueba que nos va a representar en los Oscar para optar al de mejor película de habla no inglesa.
Mi impresión es que ni siquiera saldrá como candidata, pero tampoco me sorprendería nada si lo hiciese, los gustos en Hollywood son muy sui generis.

Las tres películas que quedaron como finalistas en la "carrera" hacia los Oscar fueron ésta, Gordos y El mapa de los sonidos de Tokio. Como no he visto estas dos, pero las críticas no fueron muy buenas, pensé que El baile... sería la mejor de las tres. Aunque se presentó en el festival de cine de San Sebastián, y tampoco obtuvo muchos elogios.
Me ha parecido un churro de película, sensiblera, melodramática e increíble hasta la náusea.

¿Es posible que, entre las más de cien películas españolas, no haya 3 películas mejores que éstas? Sin esforzarme mucho, se me ocurren, a bote pronto, Agallas o incluso Los abrazos rotos.

La película está basada en el libro homónimo de Antonio Skármeta, con el que el autor consiguió varios premios, entre ellos el Planeta, y quien hace un pequeño cameo en la peli. Sé que no debo juzgar el libro por la película, es más, no me puedo creer que el libro sea tan malo, incluso me entran ganas de leerlo para ver qué es lo que ha destripado Trueba.

La película se desarrolla en Chile, país donde nació Skármeta, en la transición hacia la democracia, cuando el presidente decreta una amnistía para los presos sin delitos de sangre. Se van a cruzar los caminos de Vergara Grey (Ricardo Darín), famoso ladrón de cajas fuertes, quien quiere olvidar su pasado y recuperar su familia, y Ángel Santiago (Abel Ayala), joven ladronzuelo accidental que quiere dar un gran golpe con Vergara. A su vez en su camino encontrarán a la jovencísima Victoria, una víctima de la dictadura que ha perdido a sus padres y el habla y se expresa mediante el baile.

Si algo se sostiene en la película es Ricardo Darín, siempre creíble y sólido. Abel Ayala hace de un marcelino pan y vino pasado de rosca, anacrónico y naïf; el personaje de Miranda Bodenhöfer (Victoria) parece salido de un cuento de Dickens, y Ariadna Gil, que hace de mujer de Darín a quien deja por un ricachón mientras está en la cárcel y sale poco, simplemente parece anoréxica.

En fin, mi consejo es que quienes no hayáis ido a verla, empleéis las dos horas largas (larguíiiiiisimas) que dura, en algo mejor.

martes, 8 de diciembre de 2009

Al ataqueeeeee...!!!

Se acabó la sequía, amigos.

Hace ya una semana que volví de Madrid y no he contado nada.
Vamos por partes:

- El curso de actualización en patología, magnífico. Es un curso que se realiza anualmente desde hace 5 años, lo patrocina Mutua Madrileña y lo organiza el Dr. Sanz, miembro de una saga de patólogos, del Hospital Clínico San Carlos. Era la primera vez que iba, y si puedo no me voy a perder los siguientes si se mantiene la línea y la calidad.
Me habría servido un montón si no fuera porque estaba completamente drogada a causa de mi hernia discal. Suerte que tomé apuntes, como un autómata, y puedo revisarlos, porque yo no me acuerdo de nada.

- El reencuentro con Patsy, sin palabras. Como ya intuía, como si nos conociésemos y fuésemos amigas de toda la vida. Su hospitalidad, su sabiduría, su dulzura, su buen humor, su preocupación por mi cuello... hicieron mi estancia en Madrid muy agradable. ¡Gracias, guapa! (Y gracias también a Carlos, que hizo unos guisos, a veces improvisados, deliciosos).

- Conocer personalmente a Molano, toda una experiencia. Conversador incansable, tiene miles de historias que contar, como se refleja en su blog. Admirables su memoria y su capacidad para contar vivencias, personales y ajenas, con humor, elegancia y naturalidad.

Patsy y Molano, amigos desde hace tiempo, me llevaban ventaja por eso. Compitiendo por la palabra, cuando se ponían a contar anécdotas del pasado me quedaba muda, hasta que conseguía colar alguna cuña con las mías. Luego, las carcajadas eran compartidas e imparables.
Fuimos al café Central (cita obligada siempre que voy a Madrid) y asistimos a un concierto maravilloso del que ya ha comentado Patsy en su blog, y al que le sacamos punta inventando historias sobre los músicos, desternillándonos de risa.
Yo iba con la cámara fotográfica en el bolso todo el tiempo, dispuesta a plasmarlo todo, los lugares donde fuésemos, nosotros en distintas situaciones... y estuvimos tan embebidos que en ningún momento nos acordamos de hacerlas.

- Respecto a mi cuello, estoy de alta desde hace una semana, ya he empezado a hacer rehabilitación, y estoy trabajando a toda pastilla. A mi jefe le importa tanto que tenga una hernia discal como que tenga cuenta con el Santander. He estado trabajando (impartiendo un curso que a mí no me ha reportado nada, y en cambio al servicio sí) estando de baja, y ni siquiera me ha dado las gracias.
Estoy tomando psicofármacos que me hacen estar un poco happy, pero ya volveremos a la normalidad absoluta.
Empezaremos por escribir más en el blog.

viernes, 27 de noviembre de 2009

Madrid-Barça

(viñeta publicada por Máximo en el País en 2005)

Este fin de semana se va a producir uno de los acontecimientos más esperados del año.
Y no me refiero al partido de fútbol entre los eternos rivales deportivos, no... ¡que me voy a Madrid!
Voy a un curso de actualización en patología quirúrgica (ya llevo tres este año, dos en la capital). Siempre hago viajes relámpago, voy justo a tiempo para empezar el curso, y en cuanto se acaba me vuelvo para Barcelona. Pero esta vez aprovecho que será lunes y martes, y me voy antes para así poder disfrutar de la ciudad y sus habitantes, con quienes tan bien me llevo.
Allí vamos a encontrarnos algunos blogueros, a la mayoría de los cuales sólo conozco por el blog, y me hace mucha ilusión.

Esta vez no me pilla el puente aéreo. Compré los billetes del Ave con suficiente antelación, y así me ha salido más barato que el avión. Que si fuese más cómodo, no me importaría que fuese más caro, pero lo del avión es una auténtica paliza. También me hace ilusión, porque será la primera vez que viajaré en Ave.

Un pequeño inconveniente es que no acabo de estar bien del todo de mi cervicobraquialgia, pero estoy segura que el viaje me resultará beneficioso. ¿Por qué? Pues porque la tensión nerviosa agrava el cuadro y lo perpetúa, y aunque ahora estoy atacada, una vez suba al tren sé que me voy a relajar, porque lo que se quede por hacer, lo que debía haber hecho, lo que pase o deje de pasar, yo ya no podré hacer nada, estaré lejos... y eso relaja un montón.

(Por cierto que si alguien se apunta, todavía está a tiempo de mandarme un mail)

martes, 24 de noviembre de 2009

La bella durmiente

He encontrado esta joyita y quiero compartirla con todos vosotros. Quizá es un poco largo, pero os aseguro que vale la pena:


domingo, 22 de noviembre de 2009

Amanece, que no es poco

Tengo en mi vida un par de agujeros negros, unos cuantos años de oscurantismo en varios aspectos, que después de superados intenté reponer, con mejor o peor fortuna. En uno de los agujeros, el más largo pero también el más leve, me perdí manifestaciones culturales en general. En el otro, afortunadamente mucho más corto, quedé vacía toda yo.
Una de las carencias fue el cine, muy a mi pesar, y una de las películas que me perdí, y que no había "repuesto", es Amanece que no es poco, de José Luis Cuerda.
El viernes por la noche la pasaron por TV2, y me fastidió bastante habérmela perdido hasta ahora. Me pareció una de las mejores películas del cine español, teniendo en cuenta lo mucho que me gusta el humor absurdo y surrealista, hecho con inteligencia.
Un par de años antes de su estreno sí había visto El bosque animado, del mismo director y de estilo parecido, con la que había conseguido 5 Goyas, y me había encantado.

El programa en el que se emitió el viernes la película, Versión española, consiguió récord de audiencia con ella (dentro de las audiencias de la 2, claro), y no me extraña, porque al parecer, se ha convertido en una "película de culto", que tiene su grupo de feisbuc y todo. Dicen que una película de culto es aquélla que (habitualmente) en su estreno no tiene mucho éxito, salvo por un grupo de seguidores que se mantienen con el tiempo, y suele ser de género. Ya soy una seguidora (de la peli, no del feisbuc).
En julio de este año la película cumplió 20 años, y para conmemorarlos le rindieron homenaje desde la Academia de Cine en Madrid, con un pase especial con asistencia del director y algunos actores, y en Albacete, donde convocaron un concurso de cortos (Amanece que no es corto) y crearon una ruta turística por los pueblos y parajes donde se rodó la película.

La verdad es que no tiene desperdicio.
Para empezar, el cuadro de actores (algunos ya desaparecidos) es de lujo: José Sazatornil, Manuel Alexandre, Antonio Resines, Luis Ciges, Cassen, Aurora Bautista, Manuel Alonso, Chus Lampreave, Miguel Rellán, Queta Claver, Gabino Diego, Ferrán Rañé, María Isbert, Guillermo Montesinos, Tito Valverde, Antonio Gamero, Ovidi Montllor, Quique San Francisco... y seguro que me dejo algunos.
La película transcurre en un pueblo de la sierra de Albacete donde sale el sol por el oeste, todos sus habitantes veneran a Faulkner, los parroquianos arraigados nacen realmente de la tierra como coliflores, el tabernero cita a Pedro Salinas o a Kavafis, una hija adolescente (María Isbert) es mayor que su madre, los sudamericanos exiliados que viven en el pueblo unos días van en bici y otros huelen bien...
Todas las situaciones y los diálogos son delirantes, al estilo La vida de Brian, de los Monty Python, pero a la española.

Según he leído, Amanece, que no es poco es la segunda película de una trilogía iniciada con Total y finalizada con Así en el cielo como en la tierra (esta última dicen que es más floja), que tampoco he visto, así que me haré con ellas.
Estoy segura de que vosotros, que sois tan amantes del cine como yo o más, ya la habréis visto, pero por si hay alguien que haya estado en la inopia como una servidora, la recomiendo apasionadamente.
Por supuesto, a quien no le guste ese tipo de humor, que pase.

domingo, 15 de noviembre de 2009

Juguetes

Ya estamos otra vez. Se acercan las fiestas de navidad, y aunque este año me ha parecido que han retrasado unos días la colocación de las luces en las calles, y con ello mi estrés prenavideño, la campaña de anuncios de juguetes no perdona.

Hace ya tiempo que ha empezado el bombardeo sin piedad dirigido a los niños para crearles unas necesidades que no tienen. Ya no digo nada de los anuncios de colonias, que me parecen patéticos, por la ambientación en el lujo y la exclusividad, todos en francés o inglés, por supuesto, que los españoles no tenemos glamour, y por sexistas.

Desde que tengo uso de razón, y de eso hace muuuuuuchos años, hasta ahora, tengo la sensación de que los anuncios de juguetes no han cambiado nada. Ha cambiado la estética, los juguetes se han modernizado, mecanizado, homologado... pero el fondo del mensaje es el mismo. Basta aguantar una mañana de sábado delante del televisor (o simplemente un intermedio) para darse cuenta de que los anuncios siguen siendo tan sexistas como hace treinta o cuarenta años. Me da que no hemos aprendido nada, se sigue esperando lo mismo de niños y de niñas.

Los anuncios de juguetes dirigidos a niñas: muñecas, maquillajes, casitas, etc, son de color rosa o fucsia, muchos brillos, ñoñez, pasividad, con una voz en off femenina, adulta o de niñas, igual de almibarada que los juguetes, acompañada de cancioncillas estúpidas.
Los que van dirigidos a niños, son presentados por una voz de hombre profunda, agresiva, de fondo música de rock o similar, juguetes bélicos o competitivos, de fuerza o inteligencia.
Hay algunos anuncios, pocos, dirigidos tanto a niños como a niñas, que son más neutros, suelen ir dirigidos a los más pequeños.

Con estas enseñanzas, los niños a los que les gustan los muñecos o juguetes dirigidos a niñas, se esconden de sus compañeros, porque enseguida son tildados de mariquitas. Y lo mismo las niñas que se decantan por balones o coches, son marimachos.

¿Qué hay que hacer para que cambien las cosas? Ya no hablo de cuando yo era una niña y por tanto blanco de los anuncios, sino de cuando mis hijos eran pequeños, ya entonces me peleaba por este tema.
Por cierto, ninguna referencia a precios, pero me imagino que deben estar por las nubes. Antes aún indicaban más de 5000 pesetas, o más de 10000...

jueves, 12 de noviembre de 2009

Hernia discal

Sé que hay hipocondríacos entre quienes leen este blog, y nada más lejos de mi intención que angustiarles. Pero ahora que ya sé por qué tengo la cervicobraquialgia (dolor del cuello y brazo): una hernia discal entre C6 y C7 (penúltima y última vértebras cervicales respectivamente), y que sé que el tratamiento no necesariamente es quirúrgico, y que en un porcentaje muy elevado de casos regresan, me apetece contar lo que es.

La columna vertebral está constituida por 7 vértebras cervicales, 12 dorsales, 5 lumbares y varias fusionadas que constituyen el sacro y el coxis. Las vértebras a su vez están constituidas por una parte anterior o cuerpo vertebral, como un cilindro óseo, y un arco posterior, como medio anillo óseo unido por detrás al cuerpo. El arco posterior tiene tres prolongaciones óseas que le dan la forma tan peculiar que tienen las vértebras: una impar posterior, la apófisis espinosa (el rosario que nos tocamos de arriba abajo en la espalda siguiendo la columna) , y dos laterales, una a cada lado, las apófisis transversas. Sirven para la inserción de los músculos que mueven la columna.
Al estar colocadas las vértebras una encima de otra, el arco posterior delimita el canal medular, por donde pasa la médula espinal. De la médula parten los distintos pares de nervios a uno y otro lado, que salen del canal por unos agujeros laterales del arco.

Entre los cuerpos vertebrales se sitúa el disco intervertebral, que sirve para repartir el peso entre las distintas vértebras y permitir el movimiento entre ellas. Es una estructura compleja constituida por fibrocartílago, dispuesto en capas como una cebolla, con un núcleo central más laxo, el núcleo pulposo.
La hernia discal es la salida del núcleo pulposo a través del anillo fibrocartilaginoso roto.
Es una de las patologías neuroquirúrgicas más frecuentes de nuestro tiempo, debido a la vida sedentaria y a la realización de trabajos que requieren muchas horas en la misma postura, sentados, inclinados ligeramente hacia delante y con la cabeza discretamente flexionada. Esto va lesionando el anillo fibroso, que se debilita y se van rompiendo las fibras, dando episodios de dolor y contractura cervical. Hasta que finalmente se rompe la última capa y el núcleo pulposo sale a su través ocupando el canal medular, casi siempre hacia atrás y a un lado, comprimiendo la salida del nervio.
Esto causa el dolor cervical que además se irradia hacia un brazo incluso hasta la mano (cervicobraquialgia).
La misma patología puede producirse por un accidente agudo, como un choque con un vehículo (latigazo), o bien por degeneración ósea (artrosis), en la que al hueso le crecen unas prolongaciones (osteofitos) que pueden también ocupar el agujero de salida del nervio.

Con una radiografía simple lo único que se ve son los huesos, no se puede ver la hernia, pero sí signos indirectos de la contractura, como un rectificación de la curva convexa hacia delante normal de la columna cervical (rectificación de la lordosis). La resonancia magnética nuclear permite ver los tejidos blandos, y es la técnica ideal para ver la hernia del disco.

Yo tengo claro que estoy pagando las consecuencias de llevar trabajando más de diez años seguidos doce horas diarias, en una postura nada ergonómica, unido a tensión que agrava el proceso.

La buena noticia es que en casi un 90% de los casos la hernia regresa y no requiere tratamiento quirúrgico. Se operan cuando producen trastorno motor, es decir, pérdida de fuerza en la extremidad. El resto, con tratamiento sintomático, fisioterápico y postural, puede corregirse.
También es verdad que llevo dos semanas de tratamiento antiinflamatorio y analgésico, y sigo casi igual, incluso tras una infiltración peridural de corticoides (uf!).

domingo, 8 de noviembre de 2009

Out of order

Pido disculpas porque llevo bastantes días fuera de servicio. Por fin, me he decidido a coger la baja. Soy cabezota y me cuesta bastante: ni siquiera falté un día a trabajar cuando me rompí el sacro, o cuando me rompí el dedo índice, y no iba a hacerlo por una contractura muscular cervical, por muy muñeca de Famosa que parezca. Pero cuando me pongo, me pongo, y no me he puesto por menos que por un pinzamiento vertebral que me está pillando un nervio. No contenta con eso, he cogido la gripe.
Aunque se supone que la baja es para descansar y recuperarse, pero no. Yo soy tan chula que no puedo permitirme descansar ni estando de baja. La segunda quincena de noviembre tengo que impartir un curso que estoy acabando de preparar. Teniendo en cuenta que estoy dopada por la medicación que tomo... Es difícil.

Quería hacer dos reflexiones.
Una, respecto al sentimiento de indefensión que da perder la salud aunque sea temporalmente. Sobretodo en personas que no podemos permitirnos el lujo de parar, que asumimos todas las responsabilidades dentro y fuera de casa, que supervisamos todo, que todo pasa por nuestras manos, que no podemos bajar la guardia, que no tenemos en quien apoyarnos... Cuando por fin me decidí a pasar por la clínica del dolor, y la doctora que me atendió me dijo que no podía continuar así y entendió que estaba fatal, se apiadó de mí y me dijo que había que hacer lo posible por eliminar el dolor, se me saltaron las lágrimas de emoción. Me dieron ganas de echarme a sus brazos a llorar, de acurrucarme en su regazo y dejarme consolar.

La segunda reflexión es la razón por la que me cuesta tanto dejar de trabajar. No es amor enfermizo al trabajo, ni mucho menos. El otro día leía un titular en el diario, que hacía referencia a la superpoblación mundial y la escasez de alimentos. A mí me parece que el problema es que está mal repartido. Y con mi trabajo, opino lo mismo: a diferencia de muchos sitios, creo que en mi servicio estamos personal facultativo suficiente, pero el trabajo está mal repartido. A los médicos no nos sustituyen a excepción de bajas largas como una maternal, de manera que si yo no voy a trabajar, mi trabajo recae sobre otro compañero, y no precisamente el que trabaja menos. ¿Qué médico con conciencia deja de trabajar a menos que sea absolutamente necesario?

Así que tengo la baja desde el jueves, y no creo que llegue al próximo viernes.
Por cierto que la gripe, de lo más leve.

martes, 27 de octubre de 2009

Ginecólogo

Hacía más de dos años y medio que no iba al ginecólogo.
Ya sé, ya sé. Después de la bronca que eché con lo de Jade Goody, no tengo perdón. Pero también es verdad que, sabiendo que la causa del cáncer de cuello de útero es el VPH o virus del papiloma humano, tras una citología negativa, en la que no hay rastro de virus, si las relaciones sexuales son con la misma pareja, o inexistentes, se puede espaciar la siguiente citología, porque supuestamente no hay contagio posible.

En principio la revisión ginecológica es para la detección precoz del cáncer del cuello uterino, mediante la citología vaginal. Ya dije que gracias a ella la prevalencia de este tipo de cáncer en el mundo occidental ha disminuído drásticamente. Pero no sólo es para eso. En la revisión también se realiza una palpación sistemática de los pechos y las axilas para la detección igualmente precoz del cáncer de mama, y visualización de otras partes del aparato genital (útero, ovarios) mediante ecografía. También para descartar otras infecciones del área genital distintas al VPH. Y por supuesto, para la orientación sobre los métodos anticonceptivos adecuados a cada persona.

Tengo el mismo ginecólogo desde hace 25 años, y la visita anual nunca me había supuesto ningún problema. Cuando hablaba con amigas y compañeras, oía siempre los mismos comentarios: la incomodidad de espatarrarte (sobre una camilla parecida a un potro de tortura) ante un desconocido, por muy especialista que sea, que te meta un espéculo en la vagina, mire y hurgue en lo más íntimo de tu anatomía, descubriendo cosas que ni tu pareja conoce. Muchas mujeres prefieren ser visitadas por una ginecóloga. A mí me daba igual, jamás me había incomodado hasta ahora, pero las dos últimas veces que me he visitado me ha dado muuuuuuucha pereza.

No sé exactamente la razón, si es el mismo ginecólogo de siempre, y me conoce hasta las amígdalas. No creo que sea por la posibilidad creciente con la edad de la existencia de enfermedades, no soy hipocondríaca.
El año pasado me detecté un nódulo en la mama por el que me preocupé. No fui al ginecólogo, sino que directamente me dirigí al servicio de radiología del hospital para que me hiciesen una mamografía. Me hicieron mamografía y ecografía, y resultó ser un quiste benigno, con líquido dentro. Sabiendo lo que era y ya tranquila, ni siquiera me planteé pincharlo y vaciarlo, como suele hacerse.
Ayer me lo tocó el ginecólogo (seguía ahí, impasible), me hizo una ecografía, y decidió pincharlo. Sabía que no dolía el pinchazo, pero no contaba con que luego me estrujaría literalmente para vaciarlo.
¡Qué c*b*ón! Me dejó el pecho completamente dolorido, que no puedo ni rozarme, con un buen morado.

Creo que la pereza e incomodidad que siento ahora ante la visita al ginecólogo es precisamente porque es hombre. Si te aconseja sobre un método anticonceptivo, puede hacerlo profesionalmente pero además empatizar como hombre y como persona. Pero si aparece alguna patología, el ginecólogo hombre no puede ponerse en tu lugar, jamás experimentará algo parecido.

lunes, 26 de octubre de 2009

Sala Apolo

Poco me imaginaba yo cuando empecé en esto del swing que había tanta gente que baila Lindy Hop y tantas actividades para poder disfrutarlo en Barcelona. Si quieres, puedes bailar TODOS los días del año.
Ayer fui por primera vez a bailar a la Sala Apolo. Hacía tiempo que me lo recomendaban, pero no había tenido oportunidad de ir.

Un domingo al mes en esta mítica sala de baile de Barcelona, que recuerda a la Paloma, se puede escuchar música swing en vivo con la Barcelona Jazz Orquestra, y bailarla (si te atreves).

Va gente de todo tipo, desde los que no bailan y sólo van a escuchar la música, hasta los que se exhiben, pasando por los que estamos empezando en esto del Lindy o los avanzados.
Hay que ir con los tobillos reforzados, porque los golpes son frecuentes, por la frenética y exaltada actividad de la pista de baile. Sin ir más lejos, ayer mientras bailaba con un compañero de la academia éste le dio un golpe a una chica que bailaba al lado, ¡y la tiró al suelo!
El ritmo varía desde el lento (es más difícil bailar lento que rápido, bailar bien, me refiero) hasta el más trepidante difícil de seguir, pero hay gente que se atreve a todo: Ayer dos parejas hicieron una exhibición de baile con un solo de batería...!!!

Un pequeño inconveniente, como siempre, es la falta de personal masculino. Siempre predominamos las mujeres, y los hombres en estos menesteres van muy buscados. Algunas chicas que saben más se atreven a hacer de chico y bailar con otras chicas. En cambio pocos hombres se quedan un baile parados, mientras hay decenas de mujeres alrededor de la pista acechando a los bailadores para pillarlos al vuelo a la que se acaba la pieza. Un poco patético, para mi gusto, pero es lo que hay. Si quieres bailar, tienes que echarle morro y acosar a los bailadores.

Yo no lo he desarrollado todavía (el morro), me cuesta más que el propio baile. No es porque piense que me tengan que sacar a mí. Si supiera bailar bien, no me importaría, pero como no es el caso, que estoy en pañales, pienso que después de bailar conmigo me van a odiar y nunca más van a querer hacerlo.
Y es una mala política, porque aunque parezca de perogrullo, como más se aprende a bailar es bailando. Quiero decir que la academia es insuficiente.
Ya he conocido a varias chicas que en poco tiempo han hecho avances espectaculares porque no tienen vergüenza (o se la tragan) y sacan a bailar hasta los master del universo del Lindy.

sábado, 17 de octubre de 2009

Planeta DeMagogini

Me enteré de la concesión del premio Nobel de la paz a Obama y se me cayeron las bragas al suelo. Perdón por la ordinariez, pero creía que los Nobel eran algo más profundo.

Ahora, en un plano algo más modesto y cambiando de tercio, leo sobre el premio Planeta concedido a Ángeles Caso.
Que cuando la veía en televisión en informativos, me parecía bien, correcta, profesional y honesta. Pero leo la entrevista que le han hecho a propósito del galardón y ahora se me han caído al suelo, la mandíbula y las expectativas.

El libro premiado (Contra el viento) cuenta la vida de una inmigrante de Cabo Verde, inspirada en una mujer que trabajó para ella. Se ha dado cuenta, gracias a una amiga que le comentó tras leer su libro, que detrás de la persona que va a limpiar su casa hay una vida.

¡¡¡Shit you little parrot...!!!

Suelta la interfecta que las inmigrantes nos permiten ser madres, amantes, hijas y trabajadoras, gracias a que las explotamos.
Sus declaraciones son tan oportunistas y demagógicas como la propia concesión del premio Planeta a su libro.
Sepa usted, Sra. Caso, que yo, si me he liberado (que lo dudo), lo he hecho a costa de muchos sacrificios propios y colectivos, no por explotar a nadie, inmigrante o aborígen. Que lo de la "liberación" de la mujer viene de mucho antes de la ola de inmigración, y las asistentas, antes, eran del país. Tengo asistenta inmigrante (que, si he de ser sincera, preferiría que fuese local) a la que pago en negro y no tengo asegurada porque no me lo puedo permitir, para que me ayude donde yo no llego, para poder trabajar en dos sitios para ganar dos sueldos que necesito para sacar adelante dos hijos que tienen un padre como podrían tener un botijo. Sé de los problemas de mi asistenta y por eso la conservo, que si no, otro gallo le cantaría, así que empatizo con ella, y que es una persona, y que tiene una vida y una familia detrás.
La Sra. Caso se debe referir a las señoronas (¿quizá se cuenta entre ellas?) de alto standing que tienen una o más chicas en casa, que hacen absolutamente todo para que sus "amas" se vayan a la peluquería, a darse masajes o al gimnasio. O tengan tiempo para escribir una novela, y así liberarse.
Ahora entiendo que Pere Gimferrer se desmayase en la gala de la entrega de premios. Yo me hubiera desmayado con él solidariamente.

¿Es una impresión mía o los premios, de cualquier índole, son cada vez más políticamente correctos, pactados, manipuladores, populistas, mangoneadores y adulterados?
Este año se presentaron al premio 490 títulos, para un jurado compuesto por 7 miembros. ¿Quién se cree que cada miembro del jurado se ha leído 70 libros a concurso?

Dice la Angelita que los cien millones de pesetas que le van a dar del premio los va a compartir con São, la protagonista de su novela y ex asistenta (que casualmente ahora está en Lisboa trabajando muchísimo por 500 euros al mes...). ¿Por qué no dona el premio a una ONG que luche por los derechos de las mujeres en los países subdesarrollados?
Y ahora viene lo bueno...
¡¡¡Con todos nosotros, va a compartir un 43%!!!
Que es lo que se lleva hacienda del premio.

Pues que sepas, bonita, que parte del fruto de mi trabajo y del sudor de mis neuronas, también lo comparto contigo.

lunes, 12 de octubre de 2009

Cinemaikix

(fotograma de Malditos bastardos)

Las últimas películas que he visto (me han gustado todas):

Gigante (Adrián Biniez, Uruguay 2009). Oso de plata en Berlín.
Película minimalista con escaso diálogo, donde la fuerza del guión reside en los grandes ojos azules y el voluminoso corpachón del protagonista (Horacio Camandule), que trabaja de guardia de seguridad nocturno en una gran superficie comercial, controlando las cámaras. A través de éstas descubre y se enamora de una chica de la limpieza (Leonor Svarcas), ajena a todo. La película es una historia de amor a una banda, la de Horacio, que se obsesiona, espía, persigue e incluso defiende a Julia desde el anonimato, sin atreverse desde su enorme (como él mismo) timidez, a darse a conocer.

El secreto de sus ojos (Juan José Campanella, Argentina 2009).
Benjamín Espósito (Ricardo Darín), recién jubilado del juzgado de instrucción en lo criminal, decide ocupar su tiempo en escribir una novela, sobre un crimen sucedido treinta años antes, crimen que a pesar de su empeño quedó impune, que segó la vida de su compañero y mejor amigo y que a él mismo le cambió la suya. Enamorado entonces secretamente de su jefa inmediata (Soledad Villemil), al revivir el crimen también revive todos sus sentimientos y aflora el sinsentido de su existencia.
Otra película en la que los protagonistas dicen más con la mirada que con las palabras, o que dicen una cosa con la boca y otra con los ojos. Guión bien construido y dirigido, con intensas emociones contenidas y tan irresueltas como el crimen, que los protagonistas interpretan con credibilidad. Amor, humor y filosofía en dosis adecuadas.
Mi pero (siempre tengo que poner un pero a todo), la caracterización. Son los mismos actores que interpretan los personajes con treinta años de diferencia, y me cuesta creérmelos envejecidos. Ya sé que no se puede hacer nada, pero me pasa igual que cuando veo una película doblada: veo a unos actores que mueven la boca, y oigo una voz sobrepuesta.

Whatever works (Si la cosa funciona; Woody Allen, EEUU 2009).
Comedia romántica al más puro estilo Woody Allen (quizá porque el guión lo escribió hace más de treinta años). La película viene a decir lo importante que es dar y recibir amor, ya sea de un hombre, una mujer, dos hombres o de una cabra: "Si la cosa funciona..."
Es un destilado de Allen: humor ácido y sarcástico, misantropía, egolatría y genialidad, al fin y al cabo. El protagonista (Larry David) no es más que el alter ego de Allen, podría haberlo interpretado él mismo. Ninguno de los actores es una estrella, aunque los que hacen de padres de la principal protagonista (Ed Begley Jr y Patricia Clarkson) son conocidos secundarios de lujo. Pero todos los intérpretes están fabulosos.
A la película no le falta de nada: cascarrabias vanidoso, neurótico y suicida que odia a todos los humanos, adolescente ingenua escapada de casa de sus padres en Mississipi, religión encubridora de relaciones hipócritas, homosexualidad agazapada...
La he visto dos veces.
Mi única pega... que el final es demasiado bonito y redondo. No hay nada que se escape, es un final feliz. Y a mí eso me repele un poco, hace que me crea menos la peli.
Aún así, un diez por la última de Woody Allen.

Inglourious basterds (Malditos bastardos; Quentin Tarantino, EEUU 2009)
¡¡¡Una maravilla!!! Cuando acaba la película (que dura más de dos horas y media) te quedas esperando más, por favor, ¡quiero maaaaaaás...!
El guión una genialidad, las interpretaciones, espléndidas, a cuál mejor. Aunque se lleva la palma el nazi cazajudíos (Christoph Waltz). Diálogos delirantes (en la bodega donde se están apuntando con un arma a los testículos...), escenas memorables (los tres americanos "bastardos", entre ellos Brad Pitt, hablando -intentando- en italiano...), detalles portentosos (la escayola de la pierna de la actriz-espía, con tacón...). Fantástica, sin desperdicio.
Salí del cine pensando: Si se pudiese hacer eso de meter, por ejemplo, en el Palau de la Música, a todos los chorizos, políticos corruptos, mafiosos y demás carroña que tenemos por aquí, y pegarle fuego...!

miércoles, 7 de octubre de 2009

Decir la verdad

Una de las ventajas que tiene mi especialidad, la Patología o Anatomía Patológica (ventaja para mí, que todo es opinable), es que no tengo contacto con los enfermos, nada más que con sus órganos y tejidos.
Yo doy el veredicto sobre su proceso patológico, pero no soy quien se lo comunica al paciente. Informo al médico y es éste quien da el diagnóstico al interesado.

Siempre me ha llamado la atención que en las películas (americanas), el médico soltaba a bocajarro el diagnóstico al paciente, así, sin anestesia ni nada: Tiene usted un cáncer de laringe y le quedan dos meses de vida.
Y la entereza de los pacientes, aguantando el chaparrón y ocultándolo a las familias, sufriendo en silencio. Me preguntaba si eso sería cierto en la vida real.

Me chocaba mucho porque precisamente aquí pasaba lo contrario. Aquí el diagnóstico se comunicaba a la familia, y ésta decidía si se lo decía ella misma o el médico, al paciente. Ellos decidían si el enfermo tenía capacidad de asumirlo, si la entereza suficiente de aceptarlo, si las fuerzas necesarias para sobrellevarlo. Y eran ellos los que lloraban en silencio ocultando su pena al familiar enfermo, a quien se engañaba diciendo: Tienes el hígado inflamado, cuando apenas le quedaba hígado sano entre las metástasis de un cáncer gástrico.

Hace unos días estuvo ingresado en el hospital donde trabajo un enfermo gitano que tenía un tumor cerebral, no de los peores.
Cuando ingresa un paciente gitano, todo el clan lo acompaña mientras dura su internamiento, ya sea en la sala de hospitalización, en la UCI, en quirófano, o donde sea, con el consiguiente engorro para el hospital y su personal.
Éste estaba en la UCI, y toda la familia en la puerta esperando el resultado de la biopsia. Resultado que nuestro departamento comunicó al neurocirujano en este caso, y éste a la familia.
El patriarca del clan, al conocer el diagnóstico, cogió al neurocirujano por banda y le espetó: Como le digas a fulanito (el paciente) que tiene un tumor, ¡te vamos a esperar en la calle y te vamos a arrancar los huevos! Le dices que tiene un esguince, un esguince grave en el cerebro.

¡¡¡...!!!
Aparte de la anécdota, que me hizo recordar el chiste del esguince y el desgarro, quería referirme al derecho del paciente a conocer su enfermedad.
Hoy en día es más frecuente que el médico le diga la verdad a su paciente, y/o que éste se la exija. Hay más gente informada y que reclama información. Pero aún hay gente que no quiere saber, que prefiere vivir engañado. Y familias que se creen con derecho a administrar la información que pertenece al enfermo.
Pienso que el enfermo debe conocer su enfermedad y el alcance de ésta, las repercusiones sobre su vida normal, sobre su familia y su trabajo. Tiene el derecho de saber si le queda mucho tiempo de vida y con qué calidad, para poder organizarse y arreglar sus asuntos.

Dicho esto, también creo que la información hay que saber darla.
Hace un tiempo, al marido médico de una amiga, le diagnosticaron un cáncer de piel muy agresivo que volvía a crecer una y otra vez tras múltiples exéresis, en el mismo sitio y a distancia. Tras optar por la radioterapia, al ver que volvió a aparecer el tumor, el radioterapeuta le dijo en sus narices y las de mi amiga: Ve arreglando papeles.
Cuando me lo contó no daba crédito, porque aunque fuera verdad que le quedaba poco tiempo (de hecho murió a los pocos meses), me pareció una forma cruel de anunciarlo.

Todos desarrollamos una costra que nos protege y nos insensibiliza tras años de lidiar con el dolor, pero creo que la empatía no se debe perder nunca. También se desarrollan habilidades para comunicar los hechos de una manera clara y llana, dramatizando lo justo y necesario.

sábado, 26 de septiembre de 2009

Félix Millet Tusell

El caso "Félix Millet" me tiene cabreada ad nauseam.
Cada día descubrimos por la prensa algún detalle más del desvergonzado robo continuado que ha perpetrado este sujeto, expresidente de la Fundació Orfeó Català - Palau de la Música Catalana, con lo que ya se podría escribir un decálogo.
De lo último que me he enterado es que el individuo era propietario de más de 40 inmuebles, que no digo yo que no fuesen herencia familiar (dado que pertenecía a la clase bien o burguesía catalana), pero recientemente había adquirido un piso y dos parkings en Barcelona por valor de más de un millón de euros, lo que me hace dudar de lo anterior. He querido recuperar la noticia para poner un enlace pero ya no la he vuelto a encontrar.

Indignante que probablemente Millet no ingrese en prisión, a pesar de haber robado 3,3 millones de euros (según su confesión, porque en realidad podrían llegar a los diez o doce millones). Indignante que, a pesar de que las auditorías practicadas durante ocho años seguidos hablaran de irregularidades, nadie se haya dado por enterado ni haya movido un dedo hasta ahora. Indignante que el juez todavía no les haya llamado a él y a su cómplice, Jordi Montull, a declarar, porque no sabe todos los datos del caso, cuando perfectamente se pueden dar a la fuga. Indignante que ya hayan desaparecido documentos.

Que la consellera Tura diga que no sabían nada porque es que los ladrones tienen, además, intención de ocultar sus fechorías, y que los abogados de Millet afirmen que sólo había metido la pata, es sublime. Como si Millet encima fuera tonto, y que si hubiese robado con más inteligencia, no lo habrían pillado. Cuando resulta todo lo contrario, que el interfecto es muy listo, desde la confesión, que seguro utilizará como atenuante, hasta haber puesto en marcha el efecto ventilador para repartir la mierda, y amenazado veladamente a tirar de la manta por el consentimiento y la falta de control.
El señor Millet llevaba treinta años en el cargo, compartiéndolo con muchísimos cargos más en instituciones públicas y privadas. En los años 1983 y 1984 ya fue condenado a prisión por estafa y falsedad, y sin embargo después, en 1999, recibió la Cruz de Sant Jordi (la misma que ahora no quiere devolver).

Actualmente es miembro de la FAES, fundación nacionalista española de extrema derecha, presidida, como todo el mundo sabe, por José Mª Aznar. Millet abrazó públicamente la fe de Aznar en 2003, y éste puso tres millones de euros sobre la mesa del Palau.
Félix Millet se ha aprovechado de su apellido (Félix Millet Maristany, su padre, fundador de Omnium Cultural, fue un hombre querido y respetado) para enriquecerse él y su familia. La celebración de la boda de su hija en el Palau fue del más puro estilo Ánsar.

Su confesión es cinismo en estado puro. Según ésta, gastó un millón trescientos mil euros en obras en su casa de la Ametlla del Vallés (que, por cierto, ocupa casi toda una colina de esta localidad). Junto a la confesión, entregó un millón ochocientos mil euros, los mismos que cobró hace poco por venderle al Palau una de sus propiedades.
Para que una confesión sea un propósito de enmienda, debe hacerse espontáneamente, no cuando te han pillado con las manos en la masa.

La comisión de Cultura del ayuntamiento de Barcelona acordó por unanimidad el pasado 15 de julio otorgar la medalla de oro al mérito cultural a Félix Millet por su "gestión ejemplar" al frente del Palau de la Música.
¿No es delirante?
Pocos días después, cuando se destapó el pastel, acordaron posponer la decisión.

martes, 22 de septiembre de 2009

Yoga... ¿para qué?











Según un amigo, beber alcohol lleva a los mismos beneficios que el yoga...

Y si no os lo creéis, mirad, mirad:


1. Salvasana: Posición de relajamiento total.



2. Balasana: Trae una sensación de paz y tranquilidad.



3. Setu Bandha Sarvangasana: Calma el cerebro y recupera piernas cansadas.



4. Marjayasana: Provoca un masaje suave en la barriga y en la espina dorsal.



5. Halasana: Posición excelente para el dolor de espaldas y para el insomnio.



6. Dolphin: Ideal para los hombros, fortalece tórax, piernas y brazos.



7. Salambhasana: Una forma efectiva de fortalecer músculos lumbares, piernas y brazos.



8. Ananda Balasana: Esta posición hace un buen masaje de caderas.



9. Malasana: Estira los tobillos y músculos de la espalda.



10. Pigeon: Tonifica el cuerpo, aumenta la flexibilidad y desestresa la mente.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Tocino y velocidad

Este fin de semana he ido a la Cerdanya. Tengo cerca de dos horas de camino, por autopista, autovía y cruzando la sierra del Cadí por el túnel del mismo nombre.
Pasta gansa, los peajes: Ida y vuelta, treinta y cinco euracos.
Pero claro, la alternativa es ir por Ripoll y la collada de Tossas, que representa cuatro horas de carretera de curvas.

La Dirección General de Tráfico ha hecho de mí una conductora ejemplar, no por sus sesudas campañas para que no beba si he de conducir, que no utilice el móvil, que revise el coche, que modere la velocidad, que no sea temeraria... sino por los sablazos que representan las multas por pasarte un poquito de la velocidad máxima permitida.
No voy a más velocidad de la permitida, pero tampoco quiero ir a menos, si no es imprescindible. Me adelantan coches a velocidad de vértigo, que digo yo que deben saber dónde están los radares.
Pero es que, aparte del radio metropolitano de Barcelona, donde no puedes superar los ochenta por hora, nunca sé a qué velocidad puedo circular. Porque está señalizado con la punta de la nariz.
Pasada el área metropolitana, puedes circular a ciento veinte por la autopista de Manresa. Está claro. Pero lo que no está claro es cuándo deja de ser autopista y pasa a ser autovía, en la que no puedes pasar de cien. Y en algunos tramos tienes que reducir a ochenta, o a sesenta, sin entender el criterio (o yo no lo sé ver): no es peor carretera, no cambias de sentido, no pasas por ningún núcleo urbano...

Aún no se ha puesto en marcha, pero se propuso desde la delegación de Cataluña (y estas cosas aquí SIEMPRE se aprueban) abolir los diez kilómetros por hora de margen que te dan para multarte entre la velocidad máxima permitida y la velocidad a la que circulas, aduciendo que eso era antes, porque los detectores de velocidad no eran tan precisos como los de ahora. A la que te pases UN kilómetro por hora... multa al canto!

Eso significa conducir por debajo del límite, y estar continuamente pendiente del cuentakilómetros. Y no poder adelantar, claro.

viernes, 11 de septiembre de 2009

Compuesta y sin novio

El lunes empieza el curso intensivo de Lindy Hop al que estoy preinscrita desde hace tiempo.
Ya conté aquí mi entusiasmo por el Lindy y mi interés en aprenderlo.

Me inscribí en la academia (la más mejor, la primera, la genuina), que está en la otra punta de Barcelona respecto a mi casa.
A la hora de empezar el curso (era el último trimestre del año académico), resultó que nos habíamos inscrito ocho chicas de más, es decir, que no teníamos pareja de baile. Una o dos chicas sin pareja se pueden asumir, pero ocho, no. Así que la academia montó un grupo de swing jazz con nosotras, que es más o menos lo mismo que el Lindy, pero suelto, haciendo coreografías.
Nos resignamos y lo hicimos. Me lo pasé muy bien, me divertí, aprendí (no todo lo que hubiera querido, faltaban horas de práctica), y no se me quitaron las ganas del Lindy.

En julio había un intensivo que hubiera querido hacer, pero seguía sin pareja. Tuve tan mala pata que me llamaron ¡porque les sobraba un chico! y sabían de mi interés por hacerlo, pero de las dos semanas que duraba el curso, a clase diaria, una de ellas me iba a Marruecos, así que no pude hacerlo.

Inmediatamente a la vuelta de Marruecos, pensé que tenía que hacer algo para encontrar pareja de baile, porque no me quería quedar sin hacer el intensivo de septiembre, y no quería más coreografías.
Puse un anuncio en internet.

No en cualquier sitio, no se me rasguen las vestiduras. Después de investigar posibilidades, al ver que no eran muchas (si quieres ligar sí, pero si quieres bailar, está complicado), me decidí a ponerlo en el tablón de anuncios on line de la librería de viajes Altaïr (donde ya lo habían hecho dos amigas, y por cierto que ahora han proliferado estos anuncios).
He tenido tres respuestas.

Con el primero que me escribió, E, cruzamos unos cuantos mails con información antes de vernos. Acababa de dejar un trabajo en la enseñanza del que estaba muy quemado, había hecho cursos de otros bailes hace tiempo, y le apetecía aprender swing. Su disponibilidad dependía de si encontraba trabajo con horario compatible.
Con el segundo, W, fui más expeditiva y quedamos para vernos en seguida. Su interés por el baile era el mismo que por los cursos de origami, lo que quería era hacer amigos. Yo había decidido ya que E sería mi pareja de baile, y se lo hice saber a W, pero le animé a apuntarse igual porque era una buena forma de hacer amigos, y chicos en las academias de baile siempre faltan. Nos volvimos a ver durante las fiestas de Gràcia (casualmente vive en mi barrio), y tuvimos oportunidad de bailar Lindy Hop en la plaça del swing, una clase gratis. W se quedó encantado con el baile y prometió apuntarse.
Con el último que me escribió, JM, fui al grano, le dije de vernos para explicarle. Vivía en Terrassa (cosa que me parecía un inconveniente para bailar en Barcelona, pero trabajaba aquí).
Le pareció bien, y concertamos una cita que nunca llegó a materializarse, porque me llamó para decir que no le iba bien ese día, que quedaríamos la semana siguiente... y nunca más se supo.

Hace unos días, E me escribió para decirme que tenía una entrevista de trabajo. Si le cogían, el horario era incompatible con las clases de baile. Luego me confirmó que le habían contratado.
Llamé a W para ver si seguía interesado, y lo estaba, pero no quería una academia tan lejos de su casa (!!!).
A pesar de ser consciente de que no debía hacerlo, escribí a JM para saber si le había pasado algo, o simplemente se había arrepentido (yo y mis segundas oportunidades...). Me contestó con excusas por no haber dado señales de vida, y que había decidido apuntarse a algo más fácil (?) como salsa, en Terrassa.

Así que de nuevo me encuentro como al principio. A dos días de empezar el curso, y me temo que me voy a quedar otra vez sin poder bailar.
Compuesta, sin novio, y sin baile.

Os dejo un video para los que no sepáis lo que es el Lindy Hop. En este video todas las parejas bailan igual haciendo coreografía, pero habitualmente no es así, todas las canciones admiten miles de variaciones y cada pareja baila a su aire.

lunes, 7 de septiembre de 2009

Menos agallas y más escamas

Aunque no comente las películas que he visto, sigo yendo al cine casi cada semana, pero no había mucho que comentar, porque la verdad es que la sequía del verano no ha sido sólo de agua, sino de buenas películas también.

Con la honrosa excepción de Up, maravillosa película que he recomendado en mi entorno hasta aburrir, a grandes y pequeños, a cinéfilos y no tanto, y que ya comentó Calamarin en su blog, del resto podía haber pasado.

He visto unas cuantas películas que ni fu, ni fa, que me han parecido prescindibles. Incluso Enemigos públicos, el esperado estreno del verano, película muy visual y plástica, pero fría, sin guión o con un guión sin desarrollar. Con lo que me gusta Johnny Depp... ni por esas!
Rojo oriental (Satin rouge; Raja Amari, Francia, Túnez 2002), película estrenada aquí con siete años de retraso (!), protagonizada por Hiam Abbas, a quien admiro, me decepcionó. La película promete, pero se queda en eso, una promesa, también se queda la trama sin desenvolver.
Una comedia ligera que ya he olvidado, que recuerdo entretenida pero que no me dejaron disfrutar diversos grupos de señoras-loro en el cine, fue Ex (Fausto Brizzi, Italia 2009). Al estilo de Manuale d'amore, varias historias de parejas y ex-parejas.

Naturalmente, tras leer las feroces críticas de Antichrist y Mapa de los sonidos de Tokio, que han escrito en sus respectivos blogs José Ángel y El Unicornio negro, de quienes me fío, no he cometido el error de verlas.

Así que esperaba en candeletas los nuevos estrenos de septiembre, a ver si el descenso de temperaturas elevaba el nivel peliculeril.
De los estrenos de esta semana, me interesaban dos: Frozen river y Agallas. He ido a ver primero esta última, atraída por Carmelo Gómez, uno de mis actores españoles preferidos (para mí, el diente partido más sexy del cine español). Y ha colmado mis expectativas. Chorizos y narcotraficantes en plena acción en Galicia.
Junto a Carmelo la protagoniza Hugo Silva, a quien no conocía, quien me ha sorprendido gratamente. El guión me parece sólido, está bien dirigida, una fotografía estupenda de paisajes gallegos, un genial Celso Bugallo de secundario, una vuelta de tuerca como final, y una moraleja: siempre hay un pez más gordo que tú.

viernes, 4 de septiembre de 2009

Emoticonos

Esta entrada está dedicada a molano, porque lo prometido es deuda, y porque además quiero verlo llorar a moco tendido :,,,(


Con lo que me gusta una buena conversación, y en cambio nunca me ha gustado mucho hablar por teléfono, porque pienso que en una conversación telefónica se pierde el lenguaje no verbal, tan importante para la comprensión de los interlocutores. Me gusta mirar a los ojos y ver las reacciones, de la misma manera que a mí se me transparenta en la cara lo que siento.
Y eso que a través del teléfono aún queda el tono de voz. En las conversaciones por escrito, tan frecuentes hoy en día, ya sean en forma de sms, chats, mails, comentarios en blogs... ni eso.
He tenido broncas gordísimas por malinterpretación de conversaciones telefónicas y escritas.

Es por eso que agradezco la existencia de los emoticonos. Éstos se han creado y se utilizan para paliar ese déficit en las conversaciones escritas, donde no hay ni voz, ni gestos, ni miradas.




Quien está leyendo esto ya sabe qué es un emoticon (neologismo anglosajón resultado de la contracción de emotion + icon).
Los emoticonos son pictogramas que combinan letras y símbolos del teclado, representando de manera esquemática gestos faciales, que se "leen" habitualmente girando la cabeza hacia la izquierda, sobre el hombro. Representan emociones, actitudes o situaciones personales. También se les denomina "smileys" porque el más conocido representa un rostro sonriente:
:-) o también :)
Pero el uso de los emoticonos va más allá de mostrar la alegría o la tristeza del momento: contribuye a la construcción del texto, a la interpretación y desambiguación de enunciados. Tanto la creación como la utilización de los emoticonos confirma la relevancia del lenguaje no verbal en la comunicación interpersonal.

Ya en 1881 se utilizaban emoticonos tipográficos, que fueron recogidos por la revista satírica normeamericana Puck.

Algunos editores de texto (como Microsoft Word) reconocen emoticonos básicos y los transforman en el carácter correspondiente.

Sobre cuándo empezaron a utilizarse en Internet y quién fue su inventor hay controversia. Parece que su uso empezó en 1982, en un boletín on line (precursor de los foros actuales) de la comunidad de Computer Science, y que los introdujo Scott E. Fahlman en una conversación ambigua donde no se sabía si lo que se decía era en broma o en serio.

Algunos ejemplos de emoticonos:

:-O asombrado
:-P sacando la lengua
B-) con gafas de sol
{:-) con tupé
:-[ vampiro
|-O bostezando
:-I indiferente
O:-) soy un santo
:-X me callo
:-/ escéptico
+-:-) religioso
@:-) con turbante o moño
X-| muerto
[:-] estricto (cabeza cuadrada)
|-) dormido
>-/ furioso
:-@ grito
?:-( indeciso
=8-O asustado
;-) guiña un ojo
XD carcajada

El estilo oriental es más sencillo, sólo se representan los ojos y la boca, y no hay que girar la cabeza:

T_T ojos llorosos
;_; ojos llorosos
@_@ loco
-_- cara normal
'_' cara normal
^_^ carita feliz
>.< no entiendo (o estreñido)
$_$ rico o quiere dinero

Las posibilidades de creación son casi infinitas, y hay gente que tiene mucha habilidad e ingenio para hacerlos, como molano.

Fuentes:
www.lenguaje.com/diccionarios/emoticones.php
es.wikipedia.org/wiki/Emoticono
www.eumed.net/grumetes/emoticon.htm


sábado, 29 de agosto de 2009

Apología de la cerveza (II)

Dueño de la virtud es quien en nada se excede (Sócrates)

Estas dos últimas entradas vienen al hilo de dos artículos seguidos que han aparecido en Diario Médico, la publicación de la Organización Médica Colegial.

El primero de los artículos es una loa a las propiedades médicas de la cerveza en general. Desde prevenir las enfermedades cardiovasculares por favorecer el aumento del colesterol bueno (HDL), y por las propiedades antioxidantes y antiinflamatorias de los polifenoles; a la mejora de la circulación por el aporte de vitamina B, fibras y minerales; el silicio, en concreto, que compite con el aluminio, elemento relacionado con la aparición del Alzheimer, además de esta enfermedad neurodegenerativa, también prevendría la osteoporosis al favorecer la formación ósea.

El segundo artículo se centra en la supuesta prevención del cáncer, concretamente el de mama, por el efecto del xanthohumol, flavonoide antioxidante natural contenido en el lúpulo, y por los fitoestrógenos contenidos en la cerveza.

Ya hay voces que se han alzado en contra de estas afirmaciones (la prevención del cáncer), ya que los estudios que citan en el artículo mencionado se han realizado en modelos animales, lo que no puede extrapolarse, de momento, a humanos.

Creo que hay que separar el grano de la paja, y darle al César lo que es del César:

* La cerveza es un alimento líquido, puesto que aporta carbohidratos, vitaminas, minerales y fibra. Buena como complemento, no vale sustituir una comida por tres medianas.
* Tiene efecto antioxidante y antiinflamatorio y mejora el perfil lipídico. Lo que no quiere decir que si tienes el colesterol alto, o una faringitis, como tratamiento, ¡te trinques una caña!
* NO engorda especialmente (100 ml de cerveza aportan 45 kcal, 17 kcal si es sin alcohol). Lo que engorda es la tapita que se toma para acompañar la caña. Lo de la barriga cervecera es mentira.
* No hay que olvidar que la cerveza es una bebida alcohólica, y por lo tanto su consumo abusivo tiene efectos perjudiciales que sobrepasan con creces sus posibles efectos beneficiosos.
* Es posible, y hasta probable, que algunos componentes de la cerveza tengan un efecto anticancerígeno, pero para que fuesen preventivos deberían tomarse en tal cantidad que antes provocaría un coma etílico.
* Se considera un consumo moderado, y por tanto potencialmente beneficioso, un máximo de 2 cañas (una caña = 200 ml) las mujeres y 4 los hombres (ya comenté aquí las diferencias de sensibilidad al alcohol entre hombres y mujeres).
* La cerveza está muy rica y es refrescante, y yo ME PIERDO POR UNA MURPHY'S del pub Michael Collins...!

viernes, 28 de agosto de 2009

Apología de la cerveza (I)

Bebo cerveza desde hace pocos años.
Antes, si salía tomaba un cubata, si era por la noche, o café, durante el día.
Aunque la tomaba ocasionalmente, su sabor amargo me resultaba desagradable, y no entendía la pasión de los cerveceros por una cerveza bien fría cuando tenían sed (¡con lo efectivo que es un vaso de agua!).

Empecé a acostumbrarme a beber cerveza al salir con gente más bebedora que yo, a quienes no podía seguir el ritmo, y tener que reducir los grados de alcohol si no quería volver a casa arrastrándome cada vez.
En estos casos la cerveza era una buena alternativa, puesto que tiene poca graduación (y también es más barata que la copa).

Ahora puedo decir que me gusta la cerveza, incluso distingo sabores.

Como sabéis, la cerveza es una bebida alcohólica resultado de un complejo proceso de elaboración en el que intervienen el agua, la cebada (aunque se puede hacer de otros cereales), el lúpulo y la levadura.
Se bebe desde hace miles de años, y las evidencias más antiguas de Europa se han encontrado... ¡en España! Como no podía ser de otra manera.
Los hallazgos más antiguos corresponden a los de la cueva de Can Sadurní en Begues (Barcelona), fechados en el Neolítico antiguo (3000 años aC). Hasta que se descubrieron éstos, los restos más antiguos se encontraban en el Valle de Ambrona (Soria), con 4400 años de antigüedad.

Pero la cosa ya más documentada se encuentra con los egipcios, quienes la convirtieron en bebida nacional y la extendieron por países vecinos y la cuenca mediterránea.
Después la utilizaron los griegos, quienes la llamaron zythos, y los romanos (cerevisia, en honor de Ceres, diosa de la agricultura). Se usaba como bebida refrescante, como medicina y en cosmética.
En el siglo IX se añade el lúpulo, que es el principal responsable del sabor amargo de la cerveza.
Los galos y los germanos perfeccionaron la técnica de elaboración.

Según el grado de fermentación, hay distintos tipos de cervezas:
- Cervezas de baja fermentación o Lager: espumosas y suaves, a su vez pueden clasificarse en Pilsen, Especial, Extra, con colores y sabores diversos. La mayoría de cervezas "rubias".
- Cervezas de alta fermentación o Ale (fermentación a mayor temperatura): sabores complejos de paladar afrutado, aromáticas, con cuerpo y sabor marcado. Persistentes, y con sabor a lúpulo (Ale, de Abadía, Stout).
- Cervezas de fermentación espontánea, de poco gas y poca espuma, elaboradas con levaduras salvajes. Se producen casi exclusivamente en Bélgica (Lambic, Gueuze).

Además de alcohol etílico, la cerveza contiene vitaminas (básicamente del grupo B y folatos), polifenoles (antioxidantes), fibra soluble, maltodextrinas (carbohidratos de absorción lenta) y minerales (silicio, que favorece la formación ósea, fósforo, calcio, potasio).
Una caña (200 ml) aporta 90 kcal (lo mismo que 200 ml de zumo de naranja).

(continuará...)

Fuentes:
http://usuarios.lycos.es/birraworld/tipos_de_cervezas.htm
http://www.cervezaysalud.es/
http://es.wikipedia.org/wiki/Elaboraci%C3%B3n_de_cerveza

jueves, 27 de agosto de 2009

Sin que sirva de precedente


La frase del día:

"Me dan más miedo los alquileres de Barcelona que la delantera del Madrid"

(Z. Ibrahimovic, jugador-estrella recientemente fichado por el Barça)


Y a mí, Zlatan, y a mí. Lo que me sorprende es que a ti, con lo que cobras, te den miedo (los alquileres).

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin