martes, 27 de octubre de 2009

Ginecólogo

Hacía más de dos años y medio que no iba al ginecólogo.
Ya sé, ya sé. Después de la bronca que eché con lo de Jade Goody, no tengo perdón. Pero también es verdad que, sabiendo que la causa del cáncer de cuello de útero es el VPH o virus del papiloma humano, tras una citología negativa, en la que no hay rastro de virus, si las relaciones sexuales son con la misma pareja, o inexistentes, se puede espaciar la siguiente citología, porque supuestamente no hay contagio posible.

En principio la revisión ginecológica es para la detección precoz del cáncer del cuello uterino, mediante la citología vaginal. Ya dije que gracias a ella la prevalencia de este tipo de cáncer en el mundo occidental ha disminuído drásticamente. Pero no sólo es para eso. En la revisión también se realiza una palpación sistemática de los pechos y las axilas para la detección igualmente precoz del cáncer de mama, y visualización de otras partes del aparato genital (útero, ovarios) mediante ecografía. También para descartar otras infecciones del área genital distintas al VPH. Y por supuesto, para la orientación sobre los métodos anticonceptivos adecuados a cada persona.

Tengo el mismo ginecólogo desde hace 25 años, y la visita anual nunca me había supuesto ningún problema. Cuando hablaba con amigas y compañeras, oía siempre los mismos comentarios: la incomodidad de espatarrarte (sobre una camilla parecida a un potro de tortura) ante un desconocido, por muy especialista que sea, que te meta un espéculo en la vagina, mire y hurgue en lo más íntimo de tu anatomía, descubriendo cosas que ni tu pareja conoce. Muchas mujeres prefieren ser visitadas por una ginecóloga. A mí me daba igual, jamás me había incomodado hasta ahora, pero las dos últimas veces que me he visitado me ha dado muuuuuuucha pereza.

No sé exactamente la razón, si es el mismo ginecólogo de siempre, y me conoce hasta las amígdalas. No creo que sea por la posibilidad creciente con la edad de la existencia de enfermedades, no soy hipocondríaca.
El año pasado me detecté un nódulo en la mama por el que me preocupé. No fui al ginecólogo, sino que directamente me dirigí al servicio de radiología del hospital para que me hiciesen una mamografía. Me hicieron mamografía y ecografía, y resultó ser un quiste benigno, con líquido dentro. Sabiendo lo que era y ya tranquila, ni siquiera me planteé pincharlo y vaciarlo, como suele hacerse.
Ayer me lo tocó el ginecólogo (seguía ahí, impasible), me hizo una ecografía, y decidió pincharlo. Sabía que no dolía el pinchazo, pero no contaba con que luego me estrujaría literalmente para vaciarlo.
¡Qué c*b*ón! Me dejó el pecho completamente dolorido, que no puedo ni rozarme, con un buen morado.

Creo que la pereza e incomodidad que siento ahora ante la visita al ginecólogo es precisamente porque es hombre. Si te aconseja sobre un método anticonceptivo, puede hacerlo profesionalmente pero además empatizar como hombre y como persona. Pero si aparece alguna patología, el ginecólogo hombre no puede ponerse en tu lugar, jamás experimentará algo parecido.

12 comentarios:

alma máter dijo...

Ayy madre.. hace que no voy 4 años ¡¡4 años!!!!!!!!! ya toca...

Un beso.

Candela dijo...

Yo también voy cada dos años. Nunca he ido a una ginecóloga porque las renombradas te dan cita para el año que viene. Recuerdo cuando me iban a hacer la histerectomía parcial hace 10 años. Le dije al ginecólogo que si los ovarios estaban bien los dejase en su sitio y me dijo que era más engorroso dejarlos, la operación más difícil. ¡Pero son mis ovarios y es mi menopausia a lo bestia lo que provocaría quitarlos! Le dejé un papelito firmado diciendo que no le permitía quitarme los ovarios si estaban sanos. Aquí siguen todavía. En mi última revisión, hace dos semanas, aún están funcionando de maravilla (podría sre mamá otra vez, si tuviera dónde jajaja). Creo que eso no me lo habría sugerido una ginecóloga, o tal vez me equivoque.

mam dijo...

Yo voy cuando voy jejejje. Prefiero ginecologa, hace un año tuve que ir a un ginecólogo (la ginecologa estaba de vacas y me urgía)y vaya tío sieso manío y no es por na, pero ya que le enseñas to y te manosea que menos que sea agradable ¿no? mi ginecologa es mas apaña

maikix dijo...

Uyuyuyyyy... Alma... te tienes que poner las pilas... y al ginecólogo!
Aunque dé pereza, es por nuestro bien. ;-)

Candela, los ginecólogos hombres, como no sufren en sus carnes la menopausia, quitan demasiado alegremente los ovarios. En general las ginecólogas son más conservadoras.

Mam, ahora hay muchas más ginecólogas y se puede elegir. Quizá si tuviera que empezar ahora escogería una mujer, pero también da mucha pereza cambiar, cuando el otro te conoce ya de tantos años...

Besos a las tres.

Isabel (La Otra) dijo...

Hay Dios, llevo más de dos meses diciéndome que tengo que pedir cita, pedir cita, pedir cita, pedir cita....
El caso es que mi ginecólogo de toda la vida está ya un poco mayor y me da cosa. Tiene una hija que le está sustituyendo poco a poco pero me cae fatal la chica.
Otra cosa que me da mucha pereza es que voy por una sociedad y me hacen dar mas vueltas que una noria: que si la citología en un sitio, la mamografia en otro, lo no se qué en otro.... Ufff, no lo soporto.
Ayer precisamente estuve hablando con una amiga cuya madre murió de cancer de ovarios hace tiempo y como está dentro de los grupos de riesgo, todos los años va a un prestigioso ginecólogo en Madrid que fue el que trató a su madre. Bueno, pues le hacen unos exámenes completísimos, de todo lo habido y por haber y no sólo en el tema ginecológico. Dedica exactamente un día a hacerse las pruebas y media hora de otro dia para obtener los resultados y diagnóstico pero claro le sale la cosa por casi 1.000 euros. Que si los tienes y pensando que es una vez al año, como que es para pensárselo.
Cachis en to lo que se menea.

maikix dijo...

Sí, Isabel, esa es otra, que te hagan perder el tiempo yendo de un lado para otro por las distintas pruebas, la comodidad es un puntazo. Pero, la verdad, mil euros me parecen muchos euros...

calamarin dijo...

Bueno aunque esto sea una cuestión muy femenina, yo solo quiero decirte que te entiendo... y que estoy muy contento de no tener que pasar por las manos de ningún ginecólogo (profesionalmente hablando claro)

maikix dijo...

Gracias por tu solidaridad, Calamarin.
A partir de los 50 los hombres tienen que revisarse la próstata, y me parecen desproporcionadas las protestas de algunos hombres por que se la exploren.
Tampoco hasta hace poco había muchas urólogas, y me imagino el trago en según qué exploraciones genitales...

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

También los hombres debemos pasar por nuestro ginecólogo.. a partir de los 50. Se llama 'urólogo', y al parecer palpa todo lo que sea preciso palpar. Yo ya me voy preparando..
Saludos.

maikix dijo...

Sí, José Ángel, pero como ya le he comentado a Calamarin... no es lo mismo. A las mujeres nos "exploran" desde la adolescencia hasta el infinito y más allá.
Espero que las urólogas mujeres sean más delicadas que algunos ginecólogos hombres, explorando (aunque conozco alguna que... ¡vaya tela!)
Saludos.

PATSY SCOTT dijo...

¡Ay qué dolor!!! Será bestia el tío.
Me encanta la ilustración - a mí se me quedan como una i de poco recorrido.
Mejor ni comento el tiempo que hace que no voy al ginecólogo/a. Pero si sumamos todas las visitas desde la adolescencia, los múltiples DIUs, embarazos, partos, chequeos, etc.y habiendo pasado lo mismo que Candela, me da una pereza horrible.
Los he conocido de todo tipo - ginecólogos y ginecólogas. Sensibles y bestias, siempre me da por pensar en sus vidas privadas mientras me revisan...
Últimamente había optado por ir a la Asociación de Lucha contra el Cáncer. Trato rápido, impersonal y profesional.

maikix dijo...

Patsy, eso no vale como excusa (lo de los embarazos, partos, y todo eso)
^_~
Parece una buena opción, lo de esa asociación contra el cáncer.

Besos

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin