miércoles, 27 de mayo de 2009

Romatch

Creo que me falta un gen: el del fútbol.
Creo que la evolución lo ha incorporado en una gran parte de las personas (sus ventajas tendrá, aunque yo no se las sepa ver), porque cada vez hay más seguidores, sean hombres o mujeres. Hasta el punto que se paraliza un país por un partido:

Sólo en Catalunya (pero seguro que en el resto también) se prevé que las salas de cine y teatro estarán vacías, los estrenos de hoy se han aplazado y se han suspendido algunas funciones. Las carreteras estarán vacías, la hora punta de regreso a casa se adelantará. Los restaurantes prevén cero de caja (excepto las pizzerías a domicilio, que calculan un incremento de actividad del 70%).
Incluso el consumo de agua disminuye mientras dura el partido: en el descanso en cambio se dispara (los lavabos se colapsan). Se estrenarán las nuevas cámaras de vídeo de los mossos para la celebración que se espera en Canaletas, donde se cree que acudirán 125000 culés.
Hasta en la cafetería del personal del hospital, ¡han instalado una televisión para ver el partido! Que no se le ocurra a nadie ir de urgencias a esa hora.

No hay NADA que movilice a la gente como el fútbol, y no consigo entenderlo.

Que conste que me alegro de que el Barça haya llegado a la final y me encantaría que ganase la Champions.
Que sí, que me produce alegría, orgullo y satisfacción. Pero todo en su justa medida, caramba, que el despliegue es mayor que para las elecciones de EEUU: Hay corresponsales, enviados especiales, radios desplazadas a Roma, desde hace días, para retransmitir, ponernos al día, llevan desde la mañana haciendo conexiones para conocer la última hora...
El opio del pueblo ya no es la religión, es el fútbol.

7 comentarios:

Candela Cano dijo...

Tampoco tengo el gen del fútbol, jajajaja. Hoy he visto el partido. Por algo tengo pareja catalana, aunque no muy futbolera este tipo de acontecimientos prefiere no perdérselos y la acompaño. Cuando estoy en el "ajo" me entusiasmo también. Me ha gustado que gane.

Alguna vez he estado obligada por el motivo que sea a tragarme un partido de fútbol televisado, sin conocer siquiera a los equipos. Entonces, para animarme lo que hago es que me pongo de parte de los amarillos, o de los verdes o de lo que sea, con tal de tener algo por lo que animarme y pasar el tiempo :)

Pero en esto, como en casi todo lo demás, si la gente va para un lado, yo tiendo a ir para otro. Tengo un gen (ese sí) que huye de lo que está de moda. Por ejemplo me negué a aprender inglés porque era lo demandado, y preferí aprender francés, italiano y comenzar con el alemán... Me dije: Si la moda es el inglés, yo que tengo facilidad para los idiomas, aprenderé otros cinco o seis y me podré mover por el mundo.

A pesar de todo, un poquito de inglés sé, pero lamentablemente no para seguir temas de interés, simplemente ese nivel de supervivencia y también a nivel técnico leído.

maikix dijo...

Yo también he visto el partido, y me gustó que ganase, y hasta me emocioné. Nadie se merecía ganar más que este Barça de Guardiola, que ha conseguido un juego de equipo de verdad, ha inculcado humildad, respeto y valentía.

De lo que me quejo es de lo que es capaz de mover el fútbol, mover y paralizar. Esta mañana no he podido oír las noticias, en la media hora que escucho la radio mientras llego a trabajar en coche, porque no había otra noticia que el partido de ayer. Mientras hay tantas otras cosas importantes... eso me da rabia.

PATSY SCOTT dijo...

Makix, no quiero ni imaginar el estado de las Ramblas esta mañana! Comparto los sentimientos de ambas. Vi el partido y me emocionó que ganara el Barça. No sé nada de fútbol, me produce, de hecho, rechazo porque siempre he pensado que a la mitad de la población nos lo imponen en las noticias (eso de abrir un telediario con el resultado de un partido de fútbol me pone mala) en la ciudad (aquí cuando se juega en el Bernabeu, olvídate si tienes que ir por la Castellana a algún sitio), etc.
Pero es verdad que cada vez hay más mujeres adeptas. ¿Será que en esto, como en tantas otras cosas hemos tirado la toalla ya por cansancio y hacemos aquello de "If you can't beat them, join them"?

mam dijo...

¿Seré la unica que no vi el partdo?

maikix dijo...

Patsy, ese sería mi caso, por ejemplo: me uno a ver el partido con mis hijos, e intento disfrutar con ellos, aunque no me interese, porque si no, me toca refugiarme en mi habitación y me siento aislada. Pero yo creo que las mujeres que son seguidoras, aún son más exageradas que los hombres, y disfrutan de verdad.

Mam, como puedes comprobar, yo lo vi por mis hijos, por compartir con ellos ilusión y entusiasmo. Si hubiera estado sola, no lo habría visto.
En cualquier caso es prácticamente imposible no seguirlo, por los petardos, los gritos de los vecinos y el bombardeo informativo.

Candela Cano dijo...

Llego tarde a estos comentarios y quería comentar en particular una parte del de Patsy:

"If you can't beat them, join them"

Una confusión, a mi juicio, de lo que significa igualdad (de derechos) y que se malinterpreta. Es una manera de acercarse a la igualdad de aquí para allá.

El fútbol es un deporte. Hasta ahí bueno y compartible. Pero su entorno se ha vuelto peligrosamente agresivo, irrespetuoso con otras personas, con la ciudad (la destruyen aunque sea para celebrar una victoria) machista, homófobo... cualidades que no son -por lo general- propias de la mujer. Mientras una mujer lo practique por que le gusta, bien. En cuanto entre en la otra parte negativa de ese deporte, mal, muy mal y hacemos trizas el feminismo, al menos tal y como yo lo entiendo.

maikix dijo...

Candela, yo creo que los energúmenos que se dedican a destrozar la ciudad tras la celebración de un partido no son seguidores del fútbol (al menos la gran mayoría, quizá alguno se "contagie"). Son los mismos vándalos "antisistema" que también acuden a las manifestaciones pacíficas a ocasionar desperfectos en los comercios, romper mobiliario urbano, y provocar a la policía, con consecuencias nefastas, como la de perder un ojo por el impacto de una bala de goma como ha pasado en la celebración de la Champions, que le ha pasado a dos jóvenes.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin