sábado, 9 de mayo de 2009

Luna de agosto

Hace unos días recibí un correo de una amiga, que decía lo siguiente:

Apuntarlo en la Agenda, el calendario o donde sea. Vale la pena.
Dos Lunas en el Cielo. El 27 de Agosto, a medianoche y 30 minutos, mirar al cielo. El planeta Marte será el astro mas brillante en el cielo y será tan grande como la luna llena. Marte estará en ese momento "sólo" a 55,75 millones de kilómetros de la Tierra. No os lo perdais. Será como si la tierra tuviese dos lunas. La próxima vez que este acontecimiento se produzca será en el año 2.287. Compartir esta información. Nadie que esté vivo podrá volverlo a ver.

No suelo hacer caso de los correos "en cadena", y ni mucho menos los reenvío. Los elimino directamente, pero éste me llamó la atención, y lo guardé para comprobar, cuando tuviese un momento, su veracidad.

Resulta que es una leyenda urbana a medias, y este correo encadenado circula desde 2003, cuando se produjo el fenómeno que lo generó.
La parte cierta es que cada cierto tiempo la órbita de Marte se acerca a la de la Tierra, y en el año 2003 estuvo tan cerca como a 56 millones de kilómetros, con lo que el planeta se pudo ver 6 veces más grande y 85 veces más brillante que habitualmente, pero aún así, no dejaba de ser un punto en el cielo, una estrella más, y seguían siendo más visibles la Luna o Venus.
La parte falsa, la del tamaño similar a la Luna a ojo desnudo, se produjo porque al reproducir la noticia original, se eliminó (por error, o no) una línea, en la que decía que, con un sencillo telescopio de 75 aumentos, se podría ver Marte tan grande como la Luna a ojo desnudo.
Y es cierto que no será hasta el año 2287 cuando la órbita de Marte volverá a estar tan cerca de la Tierra.

Desde luego, este año no toca ni verlo con el telescopio de 75x. Lo siento, pero si alguien se esperaba ver dos lunas como si de un capítulo de Futurama se tratase... que se conforme con la lluvia de estrellas para San Lorenzo.

La lectora corrent denuncia de vez en cuando los correos encadenados en su blog, los que te avisan de virus que queman tu disco duro (que la gente los reenvía con buena fe, por si acaso), los premios concedidos a blogs por parte de otros blogs, etc. Estoy de acuerdo con ella, a mí sobretodo me preocupan las cadenas que hacen campañas pseudocientíficas o pseudomédicas, como las que aseguran que comiendo según qué alimentos, se previene o se cura el cáncer. No sé muy bien dónde está el beneficio de estos correos ni quién se lo lleva, si es en la publicidad encubierta, o en el número de reenvíos. En cualquier caso, me parecen dañinos.
Y lo siento mucho, pero tampoco hago ningún caso de los de desgracias de niñitos enfermos o perdidos.
Mi suspicacia me puede.

5 comentarios:

Ave dijo...

Si te digo que no soporto los correos en cadena no te sorprendo, ¿verdad? Me parece, lo primero, de muy mala educación. La gente es muy desconsiderada con el uso de Internet: reenvían correos a tooooooodos sus amigos con las direcciones en abierto (sin tan siquiera considerar que a lo mejor yo no quiero que toooooooodo el mundo tenga mi dirección, gracias). Y luego es que en fin.... lo de los virus ya es de risa. Que gente que ni siquiera se preocupa de hacer algo tan sencillo como mantener su antivirus actualizado mande semejante sarta de chorradas verdaderamente me saca de mis casillas.

Candela Cano dijo...

Yo tampoco reenvío "casi" nunca un correo en cadena. Lo hice hace poco, porque me pareció algo totalmente creíble. Me lo enviaba una amiga y me hablaba de que otra amiga suya tenía una perra cocker con varios cachorritos que de no poder regalar tendría que sacrificar. Lo vi como algo auténtico y real y se lo envié a cinco o seis amigas mías... Resultado: silencio. Excepto una que me dijo que el famoso e-mail llevaba circulando varios años ya. (Colorá me puse).

Y esos del virus que "te quemará el disco duro"... Como informática que soy, todavía no he visto arder un disco duro por un virus. Tampoco me han cancelado mi cuenta de hotmail por no reenviar 50 copias del correo a Bill Gates, ni me ha dado un yuyu por no haber reenviado unas frases del Dalai Lama...

A mis amistades las tengo informadas de que no me reenvíen tontadas de esas, pero aún así algunas caen.

Me encanta que me envíen cosas bonitas, aunque sean reenviadas, como fotografías espléndidas y cosas así. Si al final leo lo de "envíalo a las personas que quieres incluida la que te lo envía", pierden todo su encanto ;)

Lo de envíalo a tantos y cuantos incluido quien te lo envía es el truco del almendruco, viejo ya, para hacerse con direcciones de correo electrónico y enviar SPAM.

maikix dijo...

No, Ave, no me sorprendes.
Lo de ocultar los correos hubo un tiempo que yo lo hacía, pero dejé de hacerlo porque al haber muchos contactos en común con quien compartes, me llegaban mails repetidos hasta la saciedad, ya que no se sabía a quién se había mandado. La amiga que me mandó el mail de las dos lunas, había ocultado a quien se lo enviaba, con lo que parecía más serio, pero ya ves que no.

Candela, ¿y qué me dices de los que te van a regalar un portátil, un carro de compra lleno, o un teléfono móvil?
Yo no soporto los correos de amistad incondicional con chorradas empalagosas (¿porqué no me llamas y quedamos, en lugar de recordarme que estás ahí con algo que no has hecho tú?)
Si encima me "amenazan" con que me van a caer siete años de desgracias si no lo reenvío... ¡es que me comería al remitente!

PATSY SCOTT dijo...

Me sumo al rechazo de los correos en cadena. En especial, como comenta Ave, cuando se hacen con la lista de direcciones en abierto.
Detesto los power points empalagosos, seudo-filosóficos (plagaditos de errores de ortografía), los feministas, los machistas, los que alertan de peligros, timos, etc.
Confieso que me hacen gracia algunos relacionados con la política o con fotos insólitas.
(Nunca he recibido ninguno relacionado con asuntos de salud)
Mira si seré ingenua, que me hubiera gustado que lo de las dos "lunas" fuese cierto.

maikix dijo...

Patsy, por eso lo guardé yo, me hubiera gustado que así fuera, pero me parecía tan inverosímil que quise comprobarlo, y me encontré con la verdad en las narices.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin