viernes, 1 de mayo de 2009

Ceguera

De las 59 películas que hay ahora mismo en la cartelera de Barcelona, 14 son adaptaciones de libros (algunas de cómics): prácticamente una de cada cuatro.

Mucha gente considera más elitista haber leído un libro que haber visto una película.
Quienes así piensan, sostienen que la complejidad del texto literario se desprecia por la superficialidad de las imágenes.
Como aficionada al cine y a la literatura, me parece una tontería. Creo que ambos pertenecen al arte de la narración, que lo hacen de manera distinta y que no son incompatibles.
Y ni he leído todo lo que he visto, hi he visto todo lo que he leído (cuando hay adaptación, claro).

En el otro extremo estarían los que, cuando saben que se va a hacer una película basada en un libro, dicen: "Ya me espero a ver la peli" (cuando tampoco tenían intenciones de leer el libro). Son los mismos que no quieren el cine en versión original. Es la pereza de leer.

Es innegable que hay diferentes maneras de adaptar una novela al cine, desde la simple plasmación visual de un texto, a la creatividad desbordada de algunos directores, que casi cuentan otra historia.
Creo que cuando hemos leído un libro que nos ha gustado, y vemos su adaptación cinematográfica, tendemos a buscar lo primero, la fidelidad. Si no lo hemos leído, somos más abiertos y flexibles.

Hace unas semanas vi A ciegas (Blindness), la adaptación de la novela de José Saramago Ensayo sobre la ceguera, dirigida por Fernando Meirelles (director de Ciudad de Dios y El jardinero fiel, otras dos adaptaciones).
Vaya por delante que no había leído el libro, pero la película me encantó.
Leí una crítica muy negativa de alguien que sí lo había leído, con quien no comparto nada de lo que dice:
No me pareció una película superficial. La música me pareció adecuada y me gustó. Creo que el director ha captado perfectamente el contenido del libro de Saramago y lo ha plasmado en la película. Y me pareció muy acertado el uso de la luz.
No dudo que el libro tenga mucho más contenido y dé para mucha más reflexión, pero creo que su espíritu e intención quedan reflejados en la película.

Por otro lado, excelente la actuación de Julianne Moore, que lleva el peso de la película, y sorprendente Gael García Bernal, en su papel de malo, malísimo.

Mientras veía la película me acordé de otra que vi hace muchos años, El Señor de las Moscas, basada en la novela de otro Nobel, Sir William Golding.
No recuerdo si la vi en video o en el cine, no sé si vi la versión inglesa de 1963 o la americana de 1990, sólo sé que me impactó y me dejó una huella indeleble, por lo que en el fondo vienen a decir las dos películas:
El hombre es cruel, despiadado y brutalmente egoísta por naturaleza ante situaciones extremas.

6 comentarios:

PATSY SCOTT dijo...

En mi caso, cuando un libro me ha gustado mucho, reconozco que voy a ver la película correspondiente con cierto temor - que resulta, generalmente, no siempre, totalmente infundado.
Hay cientos de casos, ahora me viene a la cabeza The Dead - creo que se llamó Dublineses, adaptación del cuento the Joyce de Dubliners. El cuento es maravilloso y la película una obra maestra de Ford que capta perfectamente la esencia del cuento.
No he visto aún Blindness,(ya sabes que voy con mucho retraso) aunque sí he leído el libro, que me encantó.
Ví a Saramago en un reportaje de TV sentado en la butaca con los ojos llenos de lágrimas al encenderse la luz después del primer pase de la película y su agradecimiento hacia el director era tan sincero y expresado con tanta humildad, que estoy segura de que lo que había visto no lo había decepcionado en absoluto.
Anoche, por cierto, ví una película de Nicholas Ray de 1950 que no había visto nunca y me gustó muchísimo. Ya la comentaré en algún post.
Un abrazo.
U

Candela Cano dijo...

Maikix, como ando fatal de tiempo, aprovecho este post para comentarte comentarte que anoche ¡terminé de leer Los hombres que no amaban a las mujeres! Me supuso acostarme a las cinco de la madrugada, pero no podía parar. Así me he tirado varios días, desde la página 300 o así dejar cada noche el libro sobre la mesita era una cuestión de férrea voluntad. Magistral el sube y baja de la tensión, que aún así ha ido siempre "in crescendo".

Además, como lo hemos leído a la vez mi pareja y yo, me tenía que esperar a que se durmiera para empezar a leer yo, jeje.

Hoy hemos ido a comprar el segundo libro de la trilogía. Supongo que ya lo habrás leído tú :)

Ah, y también iré a ver la película. Es verdad que muchas veces una película me decepciona tras haber leído el libro. Una de las que no me decepcionó fue Memorias de una Geisha, y aún así es lógico que no pueda contener todos los detalles y vericuetos del libro, sería imposible encajarlo todo en dos horas de proyección. Aún así, en en cine se consiguen obras maestras concentradas.

Muchos besos, que te sigo leyendo aunque no escriba ni en mi propio blog :) Muack

maikix dijo...

Hola, Patsy!
Una de las películas fieles que yo he visto es "El silencio de los corderos". Cuando leí el libro, no me podía imaginar que se pudiera plasmar tanto horror, y la película me pareció magistral. Me parece especialmente difícil hacer una película cuando el libro es muy sensorial, como ésta de "Blindness", o como "El perfume", y ahí está el genio de los directores.
Rizando el rizo, me acuerdo de "El método Gronhölm", de Jordi Galcerán, un texto para el teatro, del que se hizo película, con el título "El método". Yo vi primero la película porque se acabó la temporada de teatro y me la perdí. Me encantó. Galcerán se querelló contra el director porque había hecho una película que no tenía nada que ver con su obra. Posteriormente volvió la obra al teatro, y fui a verla. También me encantó, y es verdad que es distinta, pero no le quito mérito ni a una ni a otra. Quizá en teatro tiene más fuerza.
Un beso.

maikix dijo...

Candela! Qué alegría verte por aquí!
Qué bien, que te haya gustado el libro. El segundo a mí personalmente me gustó un pelín menos, pero creo que engancha (todavía) más.
Me parece que estrenarán la peli antes de que salga el tercero: la peli está prevista para el 29 de mayo y el libro creo que para junio.

Yo también iré a verla, seguramente, porque es divertido comparar lo que te has imaginado tú leyendo y lo que se ha imaginado el director. Aunque pienso que el libro no deja demasiado a la elucubración, es muy explícito, y tiene suficiente fuerza y acción, así que yo creo que la película será bastante fiel al texto.
Un beso.

Ave dijo...

Son diferentes formas de expresión, como bien dices, y por lo tanto no me parecen comparables. No suelo prestar mucha atención a las supuestas diferencias de adaptación; cuando veo una película adaptada, sé que estoy ante otra cosa. De hecho, no creo que la calidad de una película en conjunto pueda juzgarse por la fidelidad respecto de la novela en la que se basa; como mucho, podrá juzgarse la adaptación en sí, pero el del cine es otra forma y otro lenguaje. Para mí, incomparables.

A los que no quieren el cine en versión original me gustaría pegarles una patada de borrico en el santo culo.

maikix dijo...

Ave, completamente de acuerdo contigo. Son dos lenguajes, y por tanto no se deben comparar, pero creo que es prácticamente imposible no hacerlo, sobretodo si te ha gustado el libro (bueno, creo que si no te ha gustado, no vas a ver la peli).

...Y qué contundente, con los anti-V.O.S.!!!

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin