miércoles, 6 de abril de 2011

Noventa y nueve días y medio

Tal como estamos con la crisis y los recortes por todas partes, que nos vamos a tener que tapar con capa como los personajes de El Buscón de Quevedo para que no se nos vean las miserias, que alguien lo diga con humor y salero, pues le quita hierro al asunto.

En el diario digital ara.cat, la columna de hoy de Iu Forn me ha hecho sonreír en medio del desánimo. La he traducido para compartirla con vosotros, pero si alguien quiere leer el original en catalán puede hacerlo aquí. Algunos detalles se entienden mejor sabiendo las consignas del President de la Generalitat de Catalunya, quien con frecuencia alude a llevar el timón y a trabajar con ilusión, o si se conoce la polémica con Felip Puig por la velocidad variable, o que Duran i Lleida es muy locuaz. (Las negritas son mías).


Noventa y nueve días y medio

(Extracto del discurso que ofrecerá hoy Artur Mas en el Palau)


Catalanes, el tripartito nos ha dejado una herencia tan triste que en lugar de mis primeros 100 días de gobierno, sólo podré celebrar los 99 y medio.

Y para demostrar que gracias a nuestra gestión de contención ya hay brotes verdes, abriremos una gaseosa (pequeña, y para todo el Gobierno).

Antes de comunicar algunos recortes complementarios a los conocidos, quisiera recordar que somos un país con los recortes en nuestro ADN. Ya lo dice el estribillo de nuestro himno: Bon cop de falç (buen golpe de hoz).

Nuestra bandera pasará a tener sólo tres barras. Los naranjos del patio del mismo nombre (els tarongers) serán sustituidos por bonsais. Para ahorrar en sanidad, educación y en todo, a partir de ahora los días tendrán sólo 23 horas... para los ciudadanos. Los días del Gobierno serán de 25 horas para poder trabajar con ilusión.

Me he vendido el timón y ahora en el despacho tengo un manillar del Bicing. Para recaudar fondos, el conseller de Sanidad continuará tocando el acordeón por los CAP (Centros de Atención Primaria) y la de Justicia la bandurria en los juzgados, pero sólo atenderán peticiones de melodías por el Twitter. El conseller Mas-Colell hablará con La Caixa (La Caja), máxima expresión financiera del país, para que pase a denominarse La Capseta (La cajita) y para que cambie su conocido "Parlem" ("Hablemos") por "Parlem, sí, però fluixet" ("Hablemos, sí, pero bajito). Aumentaremos el recorte en declaraciones de los consellers y, sobretodo, de Duran. Y, finalmente, hay que decir a la gente de Iniciativa, los que dicen NO a todo, que Felip Puig va por el Salón de Sant Jordi a 160. ¿Algún problema?

6 comentarios:

Anna Jorba Ricart dijo...

jajajaja...es verdad no hay como reirse un poco de las situaciones para desdramatizarlas...está muy bien,a pesar de la seriedad del tema.
¡ah¡ ...y a veces reirse de una misma...sano hábito.
Un saludo.

maikix dijo...

Tienes toda la razón, Anna. Si uno es capaz de reírse de sí mismo y desdramatizar las situaciones, tiene mucho ganado en la vida... ¡especialmente en el momento actual!
Un abrazo.

ISA dijo...

Pues no se Maica, soy andaluza de nacimiento y de vocación y te aseguro que el real humor andaluz es de lo más negro: de lo primero que te ries es de ti mismo, así que no soy imparcial en este asunto. Pero hay cosas que no me hacen gracia alguna. Y entre ellas está lo de la crisis.
En Barna no sé como estará la cosa pero tanto en Madrid donde ya sabes que vivo o Málaga, Sevilla y Huelva a donde viajo con frecuencia, la cosa está muy cruda y es realmente seria, tan seria que yo no se cómo los parados, jóvenes y maduros, se han lanzado a la calle y a por tod, caiga quien caiga. A mi alrededor, de la gente que conozco, los ricos son un poco menos ricos y no tienen problemas; la clase media-alta se han quedado en una clase media tirando para abajo pero van pasando y los de la clase media-media, directamente están pasando carencias importantes. De los mileuristas (por decir la palabreja porque desde luego a los 1.000 euros no llegan) que conozco del Ministerio las están pasando moradas porque los sueldos no suben, pero todo lo demás ha subido una barbaridad.
Esta semana observaba, cosa que no había visto hacía muchos años, cantidad de gruas llevándose coches averiados. La pelu donde voy hace años trabajan muchísimo, pero es que han despedido a la mitad o más del personal y los 4 gatos que quedan no dan a basto.
La hija de una amiga,con 35 años con dos carreras y dos idiomas, ha estado en el paro dos años, volvió a vivir con sus padres y ahora ha encontrado un curro de 6 meses y 900 euros mensuales brutos...
Supongo que cualquiera puede contar historias como esta o más terribles, por eso, no me hacen gracia los chistes o comentarios acerca de la crisis porque, además, según voy leyendo en un sitio y en otro nos queda para largo. Igual podemos pasar 5 ó 6 años más malviviendo y te estoy hablando de los comentarios que hacen los expertos más optimistas.

maikix dijo...

Este blogger está como un cencerro. He escrito un comentario larguísimo y no me ha permitido publicarlo y, naturalmente, se ha borrado. Insisto.

Decía, Isa, que entiendo lo que dices, la crisis no es cosa de broma y hay quien lo está pasando mal o muy mal.
No le reiría las gracias a los bancos, estafadores, especuladores y demás chusma que ha contribuído a causarla, más bien me dan ganas de ir con una recortada.
Pero que alguien tome las adversidades con humor e ironía, sin hacer sangre, me resulta simpático. Y qué quieres, imaginarme al president cortándole una barra a la bandera catalana para ahorrar (que no por inútil deja de parecerme ocurrente), o a un conseller tocando el acordeón por el metro para recaudar fondos, pues me hace gracia.
Yo también pienso que la cosa va para largo, tenemos unos añitos de vacas flacas, y cuando dentro de unos años se pueda remontar, nos costará volver al estado de bienestar donde estábamos.
En el fondo aún somos privilegiadas (y tengo un hijo en el paro).

Víctor González dijo...

Estoy de acuerdo con Isa. Otra cosa, Maikix: ¿tienes una recortada?, ¿podrías prestármela?
Un abrazo,

PD: El alcalde de Vigo... ¡regala cojines por la calle!

maikix dijo...

Víctor, creo que si tuviera una recortada, estaría en la cárcel.
¿Y lo de los cojines? ¿Para amortiguar la caída??? ¡Vaya con el sentido del humor del alcalde!

P.D. Vete pensando si sería posible una "xuntanza" en Madrid... Patsy me ha chivado ;))

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin