jueves, 4 de junio de 2009

... y yo con estos pelos!

El domingo hay elecciones al parlamento europeo, por si no os habíais enterado.

Es broma, porque considero a l@s que leéis este blog muy bien informad@s, pero debo decir que he oído alguna encuesta callejera por la radio y da miedo lo desinformada que está la gente.
Pero es que nuestros políticos no contribuyen a dar información. Porque hace dos semanas que están en campaña y ¿qué nos han dicho de Europa?

Nada.
Lo único que hacen es desacreditarse entre ellos. Como si hiciera falta:
- ¡...Pues tú más!
- ¡Pues anda que tú...!

Estas elecciones nos interesan menos que las nuestras, Europa nos sigue pareciendo algo alejado y ajeno, como que no va con nosotros.
Y no es así, en Europa se toman decisiones que nos atañen, y eso es de lo que deberían informarnos los candidatos. Políticas de energía, medio ambiente, educación... que cada vez más deben tomarse consensuadas con los otros estados miembros.
Como tampoco nos informan de lo que pueden y no pueden decidir los parlamentarios europeos.
El sueldo que cobran, junto con las dietas y demás, es suficientemente elevado como para que se peleen en Europa por nuestros intereses, con uñas y dientes. En cambio, parece que los políticos que se van a Estrasburgo lo hacen, o bien para darse la gran vidorra, o porque aquí no los quiere nadie.

Cuando en unas elecciones no me han interesado las opciones de voto, mi actitud ha ido variando a lo largo del tiempo:

- Primero, votaba a partidos, coaliciones o grupos minoritarios, a los que no conocían ni su madre.
Me convencieron de que eso no servía de nada, el voto debía ser útil.
- Después, si no me gustaba ninguno, me abstenía. Que les diesen morcilla, que no contasen con mi voto.
Me convencieron de que de esta manera les daba carta blanca a los que habían obtenido los votos. Además, la abstención, aunque no se haga con esa intención, resulta lo mismo que si se pasa de todo, y no quiero estar en ese saco.
- Ahora me han convencido de que, si no quiero dar mi voto a los impresentables que se presentan, tengo que votar en blanco. Que esos votos sí contabilizan.

Así que eso es lo que tengo pensado hacer, votar en blanco. Y eso que me resulta mucho más fácil abstenerme, no me es fácil ir a votar porque tengo que hacerlo donde vivía antes, a 10 km de Barcelona, que es donde estoy censada.

Pero lo haré. Que conste.

6 comentarios:

Ave dijo...

Votar en blanco no sirve para nada, lamento decirte, y además es contraproduccente. Esto es así porque los votos en blanco no se computan (es decir, no hay ningún escaño vacío que represente ese teórico voto de protesta). Sin embargo, el voto blanco no es un voto nulo y por tanto se computa dentro de los cocientes de repartición de escaños. El resultado, paradójicamente, es que debido a la aplicación de los cocientes que determina la Ley D´Hont, el voto en blanco termina beneficiando siempre a los partidos mayoritarios, porque el escaño sale más "caro" y por lo tanto los partidos pequeños necesitan más votos para obtener un escaño. En el panorama actual, votar en blanco perjudica a todos los partidos pequeños y favorece a los grandes.

Yo nunca me he planteado el voto en blanco, porque creo que es una forma maravillosa de ayudar al sistema. El único voto de protesta eficaz es el voto nulo o la abstención.

Ave dijo...

Una forma eficaz de protesta es el voto nulo: puedes meter lo que quieras en el sobre. Desde tu propia opinión, a un listado de las razones por las que votas nulo, un artículo de opinión o lo que quieras. Tu voto no "contará" oficialmente, pero has participado y expresado tu protesta. Y lo que es mejor, tu voto no computará ni "encarecerá" los escaños de los pequeños.

Besos

Ave dijo...

Perdón: tampoco estoy de acuerdo (en absoluto) en que la abstención equivalga a pasar de todo. Ni muchísimo menos. Abstenerse es una forma más de no participar en un sistema con el que no estás de acuerdo, lo cual no significa queno puedas canalizar tu activismo social por otras vías. Hay gente que vota cada cuatro años y que sin embargo viviría plácidamente en un estado fascista, y gente que se abstiene siempre y que sin embargo serían los primeros en combatir a dicho estado.

maikix dijo...

Muchas gracias, Ave, por tanta información. Ya ves mi ignorancia "voteril".

Me has convencido con lo de no votar en blanco, mientras no haya escaños que los representen.

Pero lo de la abstención, por mucho que la intención sea distinta, el resultado final es el mismo que no enterarse de nada o inhibirse.
La protesta o actividad fuera de la época electoral, si se está habituado, se puede hacer igual, votes o no. Y lo que cuenta a la hora de legislar, son los votos.

Y en cuanto al voto nulo, está bien, pero a nadie le importa un pito lo que puedas poner en el sobre.

En fin, ya sabemos que el método electoral democrático sólo es el menos malo de los métodos, y para estos casos, es un fracaso.

Un besote.

calamarin dijo...

Me parece genial tu actitud, y la aplaudo, considero que votar es un derecho y una obligación... En el mundo hay montones de países que ya quisieran que se les diera esa opción y no la tienen. Para que una democracia funcione todos tenemos que participar y esta muy mal esos que se van a quedar en casa. Si no te convence ninguna opción como es tu caso y que me parece muy respetable, pues nada votas en blanco y punto, pero por lo menos demuestra que valoras en vivir en una democracia, y yo desde luego lo prefiero con todos sus defectos (que los hay) a vivir en una dictadura...

maikix dijo...

Saludos, Calamarín.
Hay que implicarse.
Me da mucha rabia la gente que se queja de todo pero luego no hace nada (ni siquiera votar) por cambiar, o intentar cambiar, las cosas.
Nos llenamos la boca con reclamaciones de derechos y los que tenemos, no los hacemos valer.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin