jueves, 11 de junio de 2009

Bautizo por lo civil

Hay varios momentos en la vida de una persona en los que cambia su estado administrativo o su lugar en la sociedad, como ciudadano: cuando nace, cuando muere y cuando cumple la mayoría de edad. También cuando se casa o se divorcia, pero eso puede hacerlo, o no.
Esos mismos estados constituyen también momentos señalados en las religiones (naturalmente, excepto el divorcio, que no se contempla, aunque sí la anulación).

Administrativamente se tiene que dar de alta en el registro un nacimiento, una defunción, un matrimonio y un divorcio. Pero en principio, sólo se realiza ceremonia en la boda. La religión, en cambio, lo celebra todo con rituales.

Últimamente parece que se ha puesto de moda celebrar también de forma laica el nacimiento de un ciudadano, realizando un bautismo civil.
Me parece una estupidez, por la sencilla razón de que no añade ni quita nada, ni derechos, ni deberes. Es distinto el matrimonio, tanto entre heterosexuales como entre homosexuales, porque sí que cambia el reconocimiento de derechos. Lo otro, si se quiere hacer una fiesta privada, pues estupendo, pero que tenga que mediar un funcionario público al que pagamos todos, no lo veo claro.
Por cierto que los católicos han puesto otra vez el grito en el cielo, y nunca mejor dicho, como hicieron en su momento con los matrimonios homosexuales (¡¡¡que lo llamen de otra manera!!!) porque se vuelve a utilizar el nombre de un sacramento para un acto civil...

Mención aparte merece lo de la mayoría de edad.

Conozco un pueblo de Teruel con el que tengo lazos familiares, Cretas (seguro que hay más) que celebra cada año la mayoría de edad de los que cumplen 18 años. Lo llaman "Fiesta de los quintos", porque antes se hacía cuando los chicos tenían que irse a hacer la mili, y han conservado el nombre, pero ahora lo celebran tanto de chicos como de chicas. Participa todo el pueblo, sus autoridades, hacen parlamentos, baile, desfilan por las calles... todo muy lúdico y festivo. Bueno, en realidad es un pueblo muy fiestero, que lo celebra todo.

Me he enterado de una iniciativa que parte de Granada laica, para que se celebre el "Día de la Nueva Ciudadanía", y me ha parecido una buena idea.
Cumplir 18 años, o la mayoría de edad (administrativa), significa adquirir la ciudadanía de pleno derecho, también con sus deberes.
Desde la plataforma sugieren que se haga una celebración oficial en la que se entregue a los nuevos ciudadanos, un ejemplar de la Constitución, del Estatuto de Autonomía y la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Aderezado con actividades lúdicas y parlamentos (cortos) en los que se expliquen las implicaciones de ser mayor de edad.

La Diputación Provincial de Granada ya ha aceptado, y aportará el libro que contendrá los ejemplares de la Constitución, Estatuto de Andalucía y Derechos Humanos, que se denominará Ciudadanos/as de Pleno Derecho, y que prologará José Saramago.

Me parece una estupenda iniciativa que espero que tenga éxito y se extienda más allá de Granada.

6 comentarios:

Candela Cano dijo...

Cuentas lo de Granada y no lo sabía (!!). Por las demás cosas que dices, coincido contigo. Mira, lo del bautismo civil con funcionario pagado me parece tan tonto como la moda de ahora de RE-CASARSE por la Iglesia, con los que algunos celebran sus bodas de plata o de oro, con cura, ceremonia y convite. Celebrar sí, pero ¿con cura, alcalde o juez? ¿Para qué?

maikix dijo...

Para mí es una forma más de exhibicionismo, porque cada cual es libre de celebrar lo que le dé la gana, pero debería ser en privado.

En cambio, lo de dar notoriedad a quienes cumplen 18 años es una manera de hacerlos protagonistas e implicarlos en la sociedad, que buena falta nos hace savia nueva.

Un beso.

calamarin dijo...

Yo pienso, al margen de esta polémica, que lo debería de estar prohibido por ley es inscribir a un niño en cualquier tipo de iglesia o religión... Cuando crezca y tenga uso de sus facultades que se bautize donde él elija, pero nadie tiene derecho a decidir por él...

maikix dijo...

¡Esa es otra!
Si no fuera porque la gente bautiza a sus hijos cuando no pueden protestar, la iglesia católica no tendría tantos afiliados...! Y lo difícil que es darse de baja!

PATSY SCOTT dijo...

De acuerdo con todos. Me irrita mucho que aún oponiéndose a todo lo que representa la iglesia, haya gente que sigue con la costumbre de bautizar a los hijos. Y es que la iglesia, si no te pilla en estado vírgen y sin uso de razón ya no te pilla más ¡anda que no lo saben!
Me gusta la idea de Granada laica.

maikix dijo...

Hola, Patsy!
No sólo los bautizos, siguen haciendo la comunión... que, sobretodo para las niñas, se ha convertido en una miniboda, con sus listas y todo. Es más cómodo para los padres que no lo tienen muy claro, ceder a las presiones de los hijos que quieren hacer la comunión porque otros en su clase la hacen, y quieren tener una fiesta con muchos regalos, que negarte y explicarles porqué.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin