domingo, 20 de marzo de 2011

La dama de las orquídeas






Si hasta ahora alguien se ha beneficiado de la reclusión que padecemos en casa por las obras, son mis orquídeas, ya que las evacué. Me las llevé a mi despacho del hospital, donde tengo un gran ventanal que da a la fachada del módulo de hospitalización general. Otros despachos mejores dan al lado contrario, desde donde se ve el mar, pero no me puedo quejar, tengo mucha luz natural.
Cuando me mudé a este despacho tras la jubilación de un amigo y compañero patólogo, después de pasar por su antesala oscura y ruidosa, la orquídea que tenía allí revivió, y volvió a ser la envidia del departamento.

Ahora tengo allí varias Phalaenopsis, una de ellas florida, otra en vías de florecer. Pero la que me tiene el corazón robado últimamente es una orquídea (menos conocida que las Phalaenopsis, que son las más comunes), que en casa no había vuelto a florecer desde que la compré, hace unos cuantos años. Únicamente iba sacando hojas nuevas, pero la mimaba igual. Se trata de un Paphiopedilum o zapatito de Venus, llamada así porque tiene el labelo en forma de zueco. De cada tallo de esta orquídea nace una única (a veces dos) flor, que es espectacular, como podéis ver en la última foto de la secuencia.

Las orquídeas son de las plantas más versátiles que hay, y sus flores de las más variadas. Su nombre proviene del griego orchis, que significa testículo. Yo conocía esta raíz griega, porque a veces recibo piezas de orquiectomía, es decir, de extracción de un testículo, pero no veía su relación con las flores. El nombre se lo puso el filósofo Teofrasto 375 años antes de Cristo, por las ahora llamadas Orchis, un género de orquídeas que tiene un bulbo doble de morfología muy similar a los testículos.

En la gran mayoría de géneros las flores están formadas por tres piezas externas (sépalos), dos laterales y uno dorsal, y tres elementos internos (pétalos), dos laterales y uno inferior llamado labelo, que es el mayor y de morfología extremadamente variable. Es la pieza más característica de las orquídeas.

La extremada variedad de orquídeas que existe (unas 30000 especies) se debe a su compleja vida sexual, que es fascinante.
En general, para la reproducción de casi cualquier tipo de flor se requiere que el polen sea transportado de una flor a otra. (Las manzanas, ¿cómo se acuestan para tener manzanas?)
El medio de transporte o polinizador suelen ser insectos o el viento. Pero en el caso de las orquídeas, el polen se encuentra en forma de masas compactas (polinias) que el viento no puede transportar. Así pues, requieren un camalic para perpetuarse.
Son zoófilas y sus polinizadores muy variados: pueden ser moscas, mosquitos, avispas, abejas, mariposas, polillas, murciélagos, sapos o aves (colibrí). Pero también son fieles, cada especie suele especializarse en uno de ellos, de ahí la gran variedad de flores.
Para atraer al polinizador utilizan reclamos: algunas orquídeas mimetizan la forma y el olor de la hembra de algunos insectos, y la mayoría ofrecen exquisitos néctares como recompensa. Pero hay otras que manipulan y embaucan a los polinizadores sin darles premio, como las Cypripedium. (No quiero hacer paralelismos, pero la atención se me desvía).

Si no son fecundadas, las orquídeas se mantienen lozanas durante tiempo, algunas varios meses, pero si son fecundadas, se marchitan inmediatamente. (¿A qué me recuerda eso? Otra vez se me desvía la atención).

Para acabar, os contaré una cosa que probablemente muchos sepáis, pero que yo me acabo de enterar: La vainilla es el fruto de una orquídea.
Me encanta la vainilla, su olor y su sabor, me encantan las orquídeas, y mira por dónde están relacionadas. Quizá algún día haga apología de ella.

11 comentarios:

pau dijo...

Yo tampoco sabía eso de la vainilla.
¿A qué te recuerda eso?
Depende de quién y cómo. Hay mujeres que habiendo parido están de muerte y hay monjas que parecen marchitas solo ponerse el hábito.

maikix dijo...

Por supuesto, Pau. La generalización era una broma. Yo, sin ir más lejos, estoy estupenda, y he parido dos hijos! XDDDDD

ISA dijo...

¡mE ENCANTAN las orquideas y son las únicas plantas que encontrarás en el interior de mi casa.

Reconozco que soy una maniática pero no soporto las plantas de interior, me imagino que se va a llenar toda la casa de bichos..

maikix dijo...

¿Y tienes de varios géneros? Porque algunas son muy difíciles de mantener en casa, requieren condiciones muy especiales de humedad y temperatura.

Yo tampoco tengo muchas plantas en casa (de hecho ahora ninguna), porque ni siquiera tengo balcón!
¡_¡

ISA dijo...

No, las compro (algunas son regalos) según el color. Me gustan las amarillas, las blancas y las rojas.
Pero no entiendo nada de estas plantas. Sólo que me gustan, que son limpias y que duran un montón.
Y llevo un tiempo asténica mental y físicamente como para meterte en otros conocimientos.
De momento me duran los frutales, aunque no se me dan muy bien. Tengo una higuera pequeña, un limonero, un cerezo (que da poco pero sabroso) y kunguats, ¡de estos para aburrir¿, se dan estupendamente en el exterior.

maikix dijo...

Jajajaja... veo que tu conocimiento "orquidieril" es colorimétrico!
¡Qué gusto, poder tener árboles frutales en tu propia casa!
Estarás aburrida de los kumquats porque tienes muchos, pero son preciosos! Me das mucha envidia ;P

Víctor González dijo...

Maikix: como te he dicho otras veces, creo que eres mejor contadora de cuentos que yo. En abril de 2009 puse este cuento en mi blog… http://otroscuentosimposibles.blogspot.com/search?q=zapatito
Zapatito de Dama o de Venus. Flor maravillosa y escasa cuyos secretos custodian además unos cuantos extraños catalanes... Lógico.
Un abrazo,

maikix dijo...

XDDDDD, Víctor, no sabía yo que formaba parte de esa sociedad secreta que custodia los zapatitos de Venus. Por cierto que me está saliendo otro zapatito en mi orquídea!
Respecto a lo de contar cuentos, ¡ni hablar! Yo soy incapaz de inventar historias como tú, sólo narro con mejor o peor fortuna la realidad.
Un beso.

PATSY SCOTT dijo...

Mira que me encantan las plantas pero nunca he tenido una orquídea - (bueno sí, una vez me regaló una cortada y "envasada" el jefe rijoso que tuve en mi primer trabajo, pero esa no cuenta - la metí en la nevera y me olvidé de ella) Siempre me han dicho que son plantas difíciles -
Algún día probaré.
Besos, Lady Orchid.

maikix dijo...

Patsy, te aseguro que no son difíciles ni delicadas, al menos la más común, la que todo el mundo conoce, la Phalaenopsis, y son muy agradecidas, porque duran mucho tiempo floridas. Lo único que quieren es mucha luz, pero no sol directo, y que no se las ahogue. Prueba, y ya me contarás!
Besos

P.D. ¿Se acabó la época de hospitales?

Blau dijo...

...y otra curiosidad, es la flor nacional de Venezuela.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin