sábado, 4 de septiembre de 2010

Día mundial de...

Hoy se celebra el Día Mundial de la Salud Sexual.

¿Era necesario?
Lo ideal sería no tener que recordar que se debe cuidar la salud sexual tanto como la mental o la física, que hacerlo fuese algo natural y espontáneo, que lo tuviésemos asumido y viviéramos una sexualidad sana, espontánea y madura, pero la realidad es que estamos todavía tan en pañales, también en salud sexual, que es necesaria la existencia de un día mundial.

Vivimos en un mundo desigual, y el respeto por los derechos humanos que se vive en algunos lugares está lejos de ser generalizado. Estos Día Mundial de... no son precisamente mundiales, se observan más en los países donde menos falta hace, pero deben servir para poner en marcha programas que desarrollen lo que promulgan.

Concretamente, y por poner algunos ejemplos: La epidemia de SIDA está lejos de estar controlada, y aunque se ha ralentizado en los países desarrollados, sigue extendiéndose en países en vías de desarrollo. Y mientras tengamos una iglesia, religiones y dirigentes de las mismas que defienden estupideces y ponen en entredicho los métodos anticonceptivos como el preservativo, será difícil ponerle freno.
La educación sexual en las escuelas, la regulación del aborto y la anticoncepción es imprescindible para evitar embarazos no deseados, y nunca se insistirá bastante en ello.
Bastante lejos estamos de aceptar los derechos de los que viven la sexualidad de manera distinta a los estándares aceptados. Aunque exista el Día del Orgullo (o Dignidad) Gay, también se trata de salud sexual, mental y física.
En algunos países se sigue practicando la ablación del clítoris, cercenando la sexualidad de las mujeres, práctica abominable y cavernaria donde las haya, de las que más exigen educación, educación y más educación.

Hay muchos más motivos, pero uno que no quiero pasar por alto, frivolizando y quitando hierro al asunto, es la salud sexual de los políticos. Estaréis conmigo en que una vida sexual sana hace que estemos de mejor humor, más predispuestos al diálogo y a la negociación, se es más tolerante, y las ideas fluyen mejor. La razón es muy simple: el riego sanguíneo mejora y por lo tanto la oxigenación del cerebro. Así que nuestros dirigentes deberían cuidar mucho más ese aspecto, porque la mayoría parecen mal follados, y eso no puede ser bueno para el país.

5 comentarios:

Candela dijo...

Al hablar de los políticos me he acordado de una amiga mía que dice "Tiene los poros abiertos" cuando ve a alguien que rebosa salud sexual (buen sexo).

Maikix, creo que la sexualidad es todavía un tabú, por más que nos quieran hacer creer lo contrario, y como tal, no se cuida como se debe, con los rollos morales, religiosos y demás. Aquí más o menos somos afortunad@s y aún así nos queda un trecho por andar.

maikix dijo...

Cierto, Candela, aún podemos darnos con un canto en los dientes, si nos comparamos con según qué países en materia de libertad sexual, pero como dices, nos queda un buen trecho.

Respecto a los políticos, es que no hago más que dar vueltas a ver si encuentro la causa de que sean tan inútiles, mentirosos, cínicos, etc, etc, y no encuentro otra.

Un beso.

Víctor González dijo...

Estarán "mal follados", pero cobran por sus servicios como "escorts high standing". (Patsy me corregirá si lo he dicho mal).
Un abrazo,

pau dijo...

Lo terrible es que en algunos lugares, muchos, la libertad sexual, que va pareja con la salud, está en retroceso.
Lo vemos en Irán, en Pakistán, en Afganistán (en la India siempre han sido muy estrechos) y hasta en Marruecos, que en 1971 estaba permitido ser homosexual y ahora no.

maikix dijo...

Víctor, encima, eso. Pagamos "fast food" a precios de "el bulli", aunque tú lo has dicho mejor ;-)

Pau, yo también tengo esa sensación, de que vamos para atrás, y no sólo es este aspecto.

Abrazos a los dos.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin